Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

10 Nov 2021 - 12:38

La olla del Panecillo

El Panecillo es una elevación que se encuentra dentro de la ciudad de Quito. ¡Descubra su leyenda!

La persona que me contó esta leyenda me dijo que hacía muchísimos años, una mujer acostumbraba llevar a pastar a su vaca a esa zona, pues no tenía otro lugar en donde alimentarla, debido a que contaba con muy poco dinero.

Un día dejó a la vaca sola cerca de la olla, más cuando regresó el animal había desaparecido. Sumamente asustada por perder a su única fuente de sustento, la mujer empezó a recorrer las cercanías del lugar, para ver si podía encontrarla.

Las horas pasaban y pasaban y la vaca continuaba sin aparecer. Era tal su propósito por localizarla, que bajó hasta el fondo de la olla, para revisar si la vaquilla se encontraba allí.

Cuál sería la sorpresa de la mujer que en aquel lugar se alzaba un palacio de enorme tamaño.

El castillo tenía las puertas abiertas y en su interior se alcanzaba a observar a una bellísima princesa sentada en su trono.

Su alteza al darse cuenta de la llegada de la mujer, rápidamente le preguntó esbozando una sonrisa:

– ¿Por qué has venido a visitarme el día de hoy?

– No señora, no es una visita. De hecho, me apena mucho que me vea así. Lo que pasa es que he extraviado a mi vaquita y si no la encuentro, quedaré aún más pobre de lo que soy, puesto que es mi única fuente de ingresos.

Mencionó la mujer, mientras que de sus ojos brotaban algunas lágrimas.

Luego de escucharla, la princesa le obsequió una mazorca y un ladrillo de oro para tratar de compensar la pérdida. De igual forma, le dijo que no se preocupara, ya que seguramente la vaquita había regresado a su casa.

La mujer le agradeció a la princesa todas sus atenciones y cuando iba caminando hacia fuera del castillo, observó con infinita alegría que su vaca la estaba esperando.

Compartir nota en:

Noticias relacionadas

Quito es una ciudad llena de gastronomía representativa. Hoy con McCormick, aceite El Cocinero y el chef Felipe Campana, le esta exquisita receta.