Cuidados de piel y uñas durante un tratamiento de cáncer de mama

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

18 Oct 2021 - 13:52

Cuidados de piel y uñas durante un tratamiento de cáncer de mama

Por lo general, los pacientes presentan cambios en piel y uñas durante un tratamiento oncológico. Se recomienda un seguimiento cercano con el equipo médico, así como seguir ciertos tips desde casa.

Piel, cabello y uñas pueden ser los primeros en cambiar durante un tratamiento de cáncer. Carolina Urrutia, dermatóloga, señala que esas alteraciones son conocidas como toxicidades dermatológicas.

Tratamientos como radioterapia, quimioterapia e inmunoterapia causan cambios drásticos en la piel, entre ellos enrojecimientos, sarpullido o resequedad grave. Asimismo, es posible que el tono de la piel cambie en ciertas zonas del cuerpo.

Imagen despiece

Las toxicidades dermatológicas se presentan durante el tratamiento, incluso  años después. Por ejemplo, la dermatitis por radiación es el efecto adverso más común de la radioterpia, afectando a casi el 90% de los pacientes.

Carolina Urrutia

  • Efectos de la radioterapia en la piel:

Enrojecimiento, resequedad, decoloración, comezón, descamación y hasta ampollas.

Generalmente, los efectos secundarios de esa terapia aparecen en las primeras semanas de tratamiento.

  • Efectos de la quimioterapia en la piel:

La quimioterapia tiene la función de atacar a las células cancerígenas de crecimiento rápido. También puede afectar a otro tipo de células, como las de la piel.

Los pacientes pueden notar más resequedad, enrojecimiento, erupciones o que su piel es más sensible al sol, (el último punto se conoce como fotosensibilidad).

  • Efectos de la inmunoterapia:

Este tratamiento utiliza el sistema inmunitario del cuerpo para combatir el cáncer. Pero, el sistema inmunitario también puede afectar las células sanas de la piel.

Es común observar sarpullido, comezón, protuberancias o ampollas en la piel. Asimismo, los pacientes pueden experimentar pérdida de cabello o vello corporal en ciertas áreas.

Urrutia destaca que, la frecuencia y severidad de los daños a uñas y piel provocados por los tratamientos antineoplásicos varían de acuerdo con el tratamiento o medicamento empleado.

Las uñas también presentan cambios en su aspecto. Urrutia afirma que lesiones en piel debajo de la uña son evidentes después de varias semanas de tratamiento. Además, recalca que las uñas de los dedos de las manos se ven afectadas con más frecuencia en comparación con las de los pies, aunque la afectación puede ser difusa.

Algunos efectos secundarios se pueden prevenir

El diagnóstico oportuno y un control adecuado de los cambios dermatológicos conducen a una mejor calidad de vida del paciente.

Las afecciones o erupciones pueden tratarse sin interferir en el tratamiento del cáncer; sin embargo, las reacciones más graves requieren el cese temporal o permanente de la terapia.

La dermatóloga recomienda realizar un examen completo de piel, el objetivo es educar al paciente sobre las reacciones cutáneas comunes antes de iniciar cualquier terapia.

Reduzca las molestias durante tratamientos oncológicos

El cáncer de mama es el tipo de cáncer más frecuente en mujeres y estudios afirman que entre el 74% y el 100% de las pacientes que reciben radioterapia para el cáncer de mama experimentarán afecciones en la piel.

Urrutia menciona que los profesionales de la salud deben prestar atención para minimizar las toxicidades dermatológicas de la terapia contra el cáncer y maximizar la calidad de vida.

Asimismo, brinda los siguientes consejos para minimizar las molestias:

  • Evitar ropa ajustada.
  • No exponerse al sol sin protección social.
  • Evitar productos que causan sequedad en la piel.
  • No utilizar cera depilatoria, limpiadores y cosméticos a base de alcohol.

Todos los derechos Reservados