“El cáncer se convirtió en mi mayor bendición”

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

11 Oct 2021 - 11:12

“El cáncer se convirtió en mi mayor bendición”

Gabriela Rivadeneira es una sobreviviente de cáncer de mama, con una historia sin igual. Conozca su testimonio a continuación

En el 2014 empezó mi historia. El mismo día que recibía una gran noticia en la parte laboral, me enteraba de que estaba diagnosticada con cáncer de mama infiltrado en grado III B con una metástasis a los ganglios. En un principio fue muy duro, una noticia que me desgarró el alma, pero después fue lo que cambió mi vida completamente.

Imagen despiece

Cuando recibí está noticia, la sentí como una sentencia de muerte, pero después se convirtió en mi mayor bendición, porque cambió mi perspectiva de vida, porque antes estaba enfocada en crecer en lo económico y profesional, pero desde que inicié en el camino del cáncer mi crecimiento ha sido personal.

 

Gabriela Rivadeneira

Antes no tenía conocimiento de qué era un cáncer, la sola palabra para mí era igual a muerte, con el caminar empecé a sentir la necesidad de entender el por qué y para qué llegó este diagnóstico a mi vida. Este proceso me ha servido para encontrar mi amor propio, para perdonar y dejar de lado muchas creencias, como que la palabra cáncer es igual a muerte.

Gracias al cáncer pude mostrarme tal como soy en lo físico: sin cabello, sin cejas y orgullosa de mis cicatrices. También me dio valentía para mostrar mis cicatrices emocionales, porque ya no tengo miedo de decir que he sufrido depresiones, he tenido caídas y caídas muy fuertes; pero al mismo tiempo puedo decir que me he levantado, que sigo adelante, que sigo creando hábitos y los he mantenido, que trato de seguir adelante, de seguir avanzando, de que me hago responsable de mi vida y de mi sentir.

Yo no tengo los dos senos: el izquierdo me lo retiré para salvar mi vida y el derecho por prevención. Con todo lo que estaba pasando entendí la necesidad de dar a conocer más sobre el cáncer de mama. Gracias a esta enfermedad pude convertirme en una activista del cáncer a través de la Fundación Fuerza Rosa Ec y mostrar al cáncer no como el final, sino como el inicio de una transformación de la mujer.

A través de la fundación he podido ayudar a otras mujeres que están atravesando por un cáncer de mama a salir adelante desde lo médico y lo emocional, porque el cáncer nos llega a todo nuestro ser.

Hoy puedo decir con mucho amor que he superado la enfermedad, que me acepto tal como soy, con mi lado oscuro y con mi lado de luz. Ahora puedo decir que lo estoy viviendo, lo estoy viviendo de manera consciente de todo mi proceso.

Todos los derechos Reservados