Manuela y Simón, la pasión llevada al teatro