La formación universitaria continua fortalece habilidades y competencias profesionales

Contenido Patrocinado

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

22 Sep 2021 - 13:58

La formación universitaria continua fortalece habilidades y competencias profesionales

Autor:

Redacción Comercial

Actualizada:

27 Sep 2021 - 15:15

De acuerdo con el Centro de Investigación Pew, el 73% de los adultos se considera como un estudiante de por vida. Ellos admiten que internet es una herramienta esencial para este objetivo.

La educación presencial y online son modelos de formación con sus ventajas e inconvenientes. Esto se debe principalmente a que están adaptadas a distintos perfiles de estudiantes.

Gabriel García-Prieto, Director de Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de La Rioja, UNIR, se declara un alumno en formación continua. Destaca de estos estudiantes su madurez, capacidad de organización y poder de concentración.

Explica que con la pandemia estos rasgos han salido a flote y además, se ha ratificado al aprendizaje online como una opción de calidad, más flexible y profunda en contenidos.

La educación online es una forma de democratizar la educación para permitir el acceso a quienes no tenían la oportunidad. Permite igualdad de condiciones.

Antes de la pandemia el sector educativo tenía un porcentaje muy bajo de educación online. Según la Revista Iberoamericana de Educación a Distancia solo un 15% de los estudiantes optaban por este tipo de educación. Así que, con el fin de adaptarse a un cambio emergente las instituciones educativas cambiaron su metodología a un sistema virtual.

Los modelos online requieren alta preparación: formar al docente; clases online en directo; crear contenidos específicos; y, crear herramientas exclusivas.

Imagen despiece

“Las instituciones educativas nos debemos adaptar y reinventar ante las nuevas demandas. La generación de hoy es la de estudiantes millennials: quieren todo a un click; buscan una buena experiencia de usuario; son exigentes y veloces. Ante esto hay que responder”.

Gabriel García-Prieto Arrabal
Director de Relaciones Internacionales de la UNIR

Formación continua: desaprender para volver a aprender

Las nuevas generaciones de alumnos están normados por la actualización continua, nuevas tecnologías y una vida llena de cambios, donde la adaptabilidad es un factor clave.

Es así que la formación continua es una herramienta destacada para la permanencia en mercados laborales.

De hecho, el Centro de Investigación Pew realizó una encuesta que muestra que el 63% de las personas que trabajan a tiempo completo, toman cursos, maestrías o certificaciones adicionales para mejorar sus habilidades laborales.

Este aspecto es relevante, ya que demuestra que, así como las profesiones cambian, los profesionales también pasan por un proceso de transformación, con el fin de adaptarse a las nuevas tendencias.

“Una frase de Alvin Toffler menciona que el analfabeto del siglo XXI no va a ser quien no sepa leer, sino aquel que no sepa aprender, desaprender y reaprender. Tenemos que estar en continuo cambio”.

La UNIR es una de las instituciones que garantiza la calidad en educación continua online a través de un pénsum que se adapta y actualiza a las necesidades del alumno.

Según García-Prieto, una de las principales particularidades de la educación online es que la universidad puede diseñar los contenidos adaptándose a las necesidades del mercado.

A distancia pero nunca solo

Uno de los principales factores que ha hecho difícil la adaptación a modalidades online es el sentimiento de sentirse solo o aislado.

Es así que, el año anterior Fundación Educación 2020 presentó resultados de la encuesta #EstamosConectados. En ese evento participaron alrededor de 3.400 personas entre estudiantes, docentes y profesionales, quienes dieron su punto de vista sobre el bienestar mental con la modalidad online: solo el 3% se sentía verdaderamente feliz.

Asimismo, el 91,4% de los docentes afirmaron que un acompañamiento emocional, aparte del académico, es fundamental en esta modalidad. Este dato no se aleja de la visión de varias instituciones educativas, y UNIR lo sabe bien.

De hecho, el modelo de la universidad se adapta a la figura del tutor. Una persona que acompaña al estudiante durante todo su proceso de aprendizaje, que brinda seguimiento y apoyo emocional.

Es necesario un acompañamiento al estudiar frente a una pantalla, porque no tienes directamente al profesor o a los compañeros.

Esta modalidad disminuyó el índice de abandono de estudios, y es que UNIR ha conseguido que el 84% de sus alumnos acabe sus estudios de forma eficiente.

Imagen despiece

“Me decidí por una maestría para mi desarrollo personal. Busqué una oportunidad que vaya acorde con mi tiempo, que tenga un pénsum solvente y, un cuerpo docente que me genere admiración y respeto… y así llegué a UNIR. 

Mejoré mi perfil profesional. Aumentó mi seguridad, tengo más herramientas, y aptitudes que las descubrí en este modelo de estudio”.

 

Luisa María Heredia
Máster en Comunicación y Marketing Político