Sebastián Cordero lleva al teatro una obra de Jean-Paul Sartre