La limusina del nuevo presidente de Estados Unidos recibió más armamento para defensa y ataque

La limusina del nuevo presidente de Estados Unidos recibió más armamento para defensa y ataque

Todas las medidas de seguridad tomadas durante la posesión de Joe Biden, alcanzaron tambien al Cadillac One, la limousine presidencial más famosa del mundo.

Los disturbios en el Capitolio de las últimas semanas y las protestas de los seguidores de Trump obligaron a reforzar las medidas para prevenir posibles atentados durante la ceremonia de juramento de Joe Biden, quien el 20 de enero pasado, asumió como presidente de EE.UU.

Esas medidas alcanzaron también al Cadillac One. Ese es el nombre oficial de la limusina presidencial más famosa del mundo, bautizada como un homenaje al avión oficial, el Air Force One.

Los agentes del Servicio Secreto a cargo del vehículo se refieren a él con el código “Stagecoach”, pero en todo el mundo es conocido con un apodo más popular: “La Bestia”.

La primera Bestia de Cadillac se creó para la asunción del presidente Barak Obama, en enero de 2009 . Y Donald Trump estrenó la segunda generación en septiembre de 2018.

El auto que usará desde hoy Joe Biden es el mismo que heredó de Trump, pero con algunas modificaciones. No se puede hablar de un restyling ni de un facelift o de un Model Year Change, pero sin dudas se trata de un importante upgrade.

Según informó hoy la CNN, el Cadillac One recibió importantes refuerzos en materia de armamento para defensa y ataque, en caso de un atentado contra el Presidente.

La Bestia ya contaba con numerosos dispositivos para proteger al Jefe de Estado, pero ahora sumó un verdadero arsenal para responder ante una embestida.

Según la CNN, incorporó un sistema de lanzamiento de granadas de gases lacrimógenos bajo el paragolpes delantero. Y se colocaron ametralladoras que pueden ser disparadas hacia el exterior, sin tener que abrir puertas o ventanillas. De hecho, todas las ventanas son fijas, debido al pesado blindaje que las protege.

El conductor del Cadillac One -siempre un agente del Servicio Secreto entrenado en maniobras de evasión- viajará también con su propia arma reglamentaria dentro del vehículo.

El resto del equipamiento permanece sin cambios: las puertas blindadas tienen ocho pulgadas de espesor, los vidrios cinco pulgadas y la carrocería está compuesta por materiales como titanio, cerámica y placas a prueba de bombas en la parte inferior.

El Cadillac One recibió un upgrade en materia de armamento de defensa y ataque para la asunción de Joe Biden.

También cuenta con neumáticos a prueba de pinchaduras, sistema de visión nocturna, provisión de oxígeno para mantener el habitáculo hermético durante varias horas, un moletín con códigos nucleares, botiquín, desfibrilador y hasta una reserva con la sangre del mismo tipo del Presidente.

La Bestia tiene un diseño frontal que recuerda al Cadillac CT6 V-Sport, pero debajo de su carrocería esconde el chasis de largueros de un camión de General Motors. El motor es turbodiesel (ocho cilindros y 6.5 litros). Se eligió esta mecánica por su torque en baja -para mover los casi seis metros y nueve toneladas de peso del vehículo-, pero también porque el gasoil no explota (la nafta, sí).

General Motors fabricó dos unidades del Cadillac One. Suelen acompañar al Jefe de Estado en sus viajes por el mundo y tienen su propio avión para trasladarse: el C-17 Globemaster Cargo.

Tomado de: Autoblog.com.ar

Noticias relacionadas