Todo lo que debe saber de la exclusiva tecnología Skyactiv

Todo lo que debe saber de la exclusiva tecnología Skyactiv

¿Alguna vez se ha detenido a pensar en las sensaciones que le produce su auto? ¿O sólo lo percibe como un trozo de metal, como un simple medio que le permite llegar a dónde necesita?

Mazda cree que un auto debe despertar emociones. Tanto así que, a la hora de manejar, debe sentirlo como un complemento de su propio cuerpo. Además, un vehículo tiene que inspirar y emocionar a la persona que lo conduce, de tal manera que esta perciba las manos artesanas que se encuentran por detrás de su creación.

Redefiniendo la dinámica del movimiento 

Mazda ha creado una filosofía de desarrollo centrada en el ser humano: Skyactiv-vehicle dynamics con G-Vectoring Control. A través de ella busca desafiar los conceptos convenciones de dinámica de vehículos de manera radical.

Por eso, en lugar de enfocarse en la mecánica del vehículo, su origen y desarrollo está focalizado en las personas. Lo importante es la experiencia de manejo y las sensaciones que produce. Para ello trabajan en innumerables estudios sobre sus características y conductas, con el fin de diseñar un vehículo que funcione en armonía con el conductor.

¿El resultado? Un auto que se siente como una extensión del cuerpo, con una dirección más precisa, mejor control y menos fatiga.

En las curvas, este sistema trabaja ajustando la potencia y repartiendo el peso del vehículo al empezar a girar y en todo el transcurso. El efecto es sutil. 

Desde la tecnología, hasta el diseño y la seguridad, los vehículos de Mazda son construidos por artesanos delicados e ingenieros obsesionados en los detalles, quienes desean elevar el estilo de vida de las personas cada vez que tienen contacto con su volante

En consecuencia, su trabajo está enfocado en que el auto responda perfectamente a la maniobra a realizar, y que cada sistema sea intuitivo, infundiendo una sensación de armonía y confianza.

Cada aspecto de los vehículos diseñados por Mazda cumplen con el objetivo de maximizar la dinámica de manejo y la eficiencia. Esto se evidencia desde la construcción de la carrocería y la tecnología del motor hasta el chasis y la transmisión. Ofrece impresionantes clasificaciones de MPG según estimaciones de la EPA (Agencia de Protección del Medio Ambiente).

Tecnología SKYACTIV

Los ingenieros de Mazda saben que la eficiencia del combustible y el rendimiento del vehículo tienen la misma importancia. Por ello, idearon una forma revolucionaria de desarrollar motores, para que las personas se sientan relajadas y se centren plenamente en la conducción.

Cada elemento del vehículo ha sido reinventado para mejorar la eficiencia y maximizar la dinámica de conducción. 

Por ejemplo, el motor, capaz de un control de tracción minucioso, fue la pieza crítica en el rompecabezas de integración de dinámica total llamado G-Vectoring Control.

La reingeniería del motor de Mazda es capaz de un control extremadamente rápido y preciso, lo que permite un control de torque óptimo solicitado por la entrada de dirección del conductor. 

Tanto la suspensión, como la carrocería, los asientos y la dirección hacen al conjunto de un hardware excepcional. Estos elementos transmiten la operación del conductor a todo el vehículo. Mazda se encarga de que todo este conjunto trabaje de forma efectiva a través de su tecnología de avanzada con Skyactiv con GVC

Tomado de: el blog de Historias Mazda