Diego Maradona y su impactante colección de autos

Diego Maradona y su impactante colección de autos

Contrario a lo que se podría pensar, el primer auto de Maradona fue un Porsche, que compró usado en 1980. Pero la lista de sus adquisiciones es larga y aquí se la reseñamos.

Es sabido que Diego Maradona tuvo y tiene una particular debilidad por los autos, una pasión que lleva consigo desde los inicios de su carrera. En aquella época, Diego adquirió su primer cero kilómetro, un Fiat 128 año 1982, antes de su partida hacia Europa. Sí, todavía no era la etapa de modelos de lujo que llamaran la atención, y al ídolo argentino se lo veía paseando por las calles porteñas a bordo del simpático Fiat.

Sin embargo, contrario a lo que se podría pensar, el primer auto de Maradona fue un Porsche, que adquirió usado en 1980. Se trataba de un 924 color negro, con un motor cuatro cilindros 2.0 con 125 CV y caja manual de cinco marchas. El astro lo vendió en 1982 antes de comprar el Fiat y en 2010, ya cuando Maradona era DT de la Selección Argentina, por el Porsche llegaron a pedirse 500 mil dólares.

Entre 1986 y diciembre de 1987, Maradona tuvo bajo su poder una coupé Ford Sierra XR4. Con un motor SP 2.3 que entregaba 120 CV, asociado a una caja manual de cinco marchas y tracción trasera, aceleraba de 0 a 100 km/h en 10,29 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de casi 190 km/h.

Así llegamos a la parte jugosa de la colección de autos del dios del fútbol. Ya en 1987, Maradona era considerado un ídolo a nivel mundial, no solo por los hinchas argentinos que lo habían visto en el Mundial 86’, sino que también por la gente del Nápoli. En aquel entonces, Diego quiso darse un gusto y decidió adquirir no una, sino dos Ferrari.

La extraña condición que Maradona le pidió a su representante, Guillermo Cóppola, fue que debían ser negras, un verdadero sacrilegio para los amantes de los autos de la casa de Maranello. A pesar de ello, la marca aceptó el pedido y así fue como salió de la fábrica la recordada Testarossa color “Glasurit Nero Met 901/C”.

Otra de las Ferrari fue la F-40, un modelo exclusivo que la marca había producido para conmemorar los 40 años de su nacimiento, por eso también se fabricaron 40 unidades. Pero en este caso, Don Enzo no aceptó que el modelo fuese negro, por lo que Maradona tuvo que “conformarse” con una F-40 roja.

Pero la relación de Maradona con Ferrari no terminó allí, ya que más adelante, en 1995, Diego volvió a pedir dos flamantes F355 Spider, ambas de color rojo, adquiridas prácticamente en simultáneo. Este modelo del cavallino estaba impulsado por un V8 3.5 con 380 CV.

Ya en su etapa como DT en Dubai, Maradona incursionó en el mundo de los híbridos con el flamante BMW i8, que combina un motor térmico con otro eléctrico que generan en conjunto 374 CV y un torque de 570 Nm. Estos números le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos y alcanzar una máxima limitada a 250 km/h.

El último auto que el diez exhibió en público fue en pleno aislamiento, cuando apareció en el entrenamiento de Gimnasia en un BMW M4, la versión deportiva de la Serie 4 de la casa de Munich, que bajo el capot lleva un 6 cilindros biturbo que desarrolla 431 CV y puede acelerar de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos. La particularidad de esta coupé deportiva es que Maradona instaló unas luces de patrullero en la misma, acompañadas por una sirena.

Tomado de Autotest

Noticias relacionadas