El fútbol alemán se hunde tras una nueva eliminación del Mundial

#Qatar2022

Autor:

Reuters / Redacción Primicias

Actualizada:

1 Dic 2022 - 18:20

Thomas Müller, de Alemania, se retira de la cancha después del partido ante Costa Rica, el 1 de diciembre de 2022. - Foto: EFE

El fútbol alemán se hunde tras una nueva eliminación del Mundial

Autor:

Reuters / Redacción Primicias

Actualizada:

1 Dic 2022 - 18:20

El fútbol alemán se sumió el jueves 1 de diciembre en una profunda crisis después de que la selección nacional cayera eliminada del Mundial de Qatar, a pesar de su victoria por 4-2 sobre Costa Rica en su último partido del Grupo E.

El empate con España 1-1, tras la sorprendente derrota inicial ante Japón por 2-1, había dado a los hombres de Hansi Flick alguna esperanza de avanzar. Pero ni siquiera la victoria ante Costa Rica fue suficiente para evitar otra debacle en el torneo, condenando a los alemanes a su segunda eliminación consecutiva en la primera ronda del Mundial.

Los alemanes fueron una de las fuerzas más dominantes de este deporte durante casi 70 años, en los que ganaron cuatro títulos mundiales desde 1954, uno menos que Brasil.

Sin embargo, el equipo de Flick se vio desbordado, mal preparado y por debajo de su nivel en el torneo, sin mostrar ninguna de las características que convirtieron a Alemania en una fuerza mundialista durante tantas décadas.

Ganadora en 1954, 1974, 1990 y 2014, Alemania también fue subcampeona en cuatro ocasiones y alcanzó las semifinales en otras cinco. Pero esos éxitos son ahora un recuerdo lejano, empañado por la arena del desierto de Qatar. Alemania es una sombra de su antiguo poderío.

El portero Keylor Navas de Costa Rica ante un tiro de Niclas Fuellkrug de Alemania en el Mundial, el 1 de diciembre de 2022.

El portero Keylor Navas de Costa Rica ante un tiro de Niclas Fuellkrug de Alemania en el Mundial, el 1 de diciembre de 2022. EFE

El equipo de Flick fue un mosaico de jugadores veteranos e inexpertos, con los delanteros centrales Niclas Füllkrug, de 29 años y que obtuvo su primera convocatoria días antes del Mundial, y Youssoufa Moukoko, el jugador más joven del torneo.

Una defensa con fugas ha sido un problema durante meses, y Flick no ha jugado dos veces con la misma zaga en todos los partidos que ha dirigido en la Copa Mundial.

La ausencia de un dirigente natural sobre el terreno de juego, al estilo de los grandes del pasado, Franz Beckenbauer, Lothar Matthaeus o Bastian Schweinsteiger -el único jugador que asumiría la responsabilidad en los momentos difíciles para guiar al equipo- fue una ausencia flagrante.

Para que el deporte nacional sobreviva a esta crisis, que ha destruido la reputación de Alemania en todo el mundo, será necesario llevar a cabo profundas reformas, tanto a nivel de equipos como de federaciones.

Noticias relacionadas