Sam Mendes y la Primera Guerra Mundial en tiempo real, en ‘1917’

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

31 Ene - 0:05

El actor George MacKay en una escena de "1917", de Sam Mendes. - Foto: PRIMICIAS

Sam Mendes y la Primera Guerra Mundial en tiempo real, en ‘1917’

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

31 Ene - 0:05

Uno de los filmes favoritos para la próxima entrega de los Oscar ofrece grandes momentos y un impresionante nivel técnico.

Hay un gran mérito en este ejercicio de inmersión en la Primera Guerra Mundial que hace el director inglés Sam Mendes, reconocido por filmes como American beauty, Revolutionary Road y su paso por la saga de James Bond con Skyfall y Spectre.

El mérito es técnico y tiene en el trabajo del cinematógrafo Roger Deakins a su principal aliado: 1917 se rodó de tal manera que da la impresión de que se está viendo un solo plano secuencia.

Si bien en un punto se rompe eso, la idea es mostrar que todo pasó en tiempo real. Con todo el riesgo que eso implica. Porque una experiencia de este tipo, que quiere ser “real” corre el riesgo de ser tediosa en momentos.

Sí, en la película se ve a los soldados William Schofield y Tom Blake (George MacKay y Dean-Charles Chapman, respectivamente) en una misión a contrarreloj. Pero los vemos caminando en trincheras, en campos, donde lo único que pasa es eso: caminar.

Y el cine, más que otra cosa, debe verse como manejo del tiempo.

Salvando a los soldados de una trampa

La sinopsis de 1917 es sencilla: los soldados Blake y Schofield tienen la misión de avisar a un batallón del ejército británico, a kilómetros de distancia, que su plan para un gran ataque que realizarán en horas es en realidad una trampa del ejército alemán.

Y que no saldrán bien de eso.

No hay otra forma de comunicarse con ellos, así que la alternativa es ir lo más rápido posible y alertarlos. Incluso el hermano de Blake es parte del pelotón en peligro. Esto es algo personal.

A pesar de cierta gratuidad en el arranque de la película, una vez que empieza el viaje, la situación mejora conforme avanzan los minutos. Sobre todo porque la película habla de la supervivencia y como las misiones se pueden convertir en algo más poderoso.

Más allá de esto, del nivel técnico y de cierta intensidad en algunas escenas, el derroche y la exquisitez en el uso de la cámara son una distracción grande. Porque para crear la ilusión de tiempo real, el rodaje ya fue toda una experiencia para contar.

A veces quien mira no necesita ver la maestría de un plano secuencia, sino la contundencia de la historia. Y en este punto, 1917 deja ver varias costuras. Es como si la forma atacara al fondo.

Sin embargo, las secuencias de ataques y esos momentos de firmeza bélica son gestos importantes para el espectador. Esa puesta en escena impecable suele tener la última palabra. Y así, 1917 funciona muy bien.

1917

Dir: Sam Mendes

Guión: Sam Mendes y Krysty Wilson-Cairns

Elenco: George Mackay, Dean-Charles Chapman, Colina Firth, Andrew Scott, Mark Strong y Benedict Cumberbatch

Dreamworks Pictures, 2019

Otras recomendaciones:

'Richard Jewell', de Clint Eastwood

Limpiar el nombre del caído

‘Richard Jewell’, de Clint Eastwood

Warner Bros. Pictures, 2019

Eastwood hace lo que mejor sabe hacer: utilizar la menor cantidad de recursos posibles para contar una historia que no es para nada sencilla: A Richard Jewell lo consideraron un héroe al encontrar un paquete sospechoso que contenía explosivos.

Era Atlanta, en 1996. Pero pronto, se lo empezó a investigar como el causante de todo y los medios se lo comieron vivo. Una historia basada en la vida real que quizás busca dar lecciones.

'In the mood for love', de Wong Kar-wai

Una película para verla mil veces

‘In the mood for love’, de Wong Kar-wai

2000

Películas perfectas hay muchas y esta es una de ellas. El cine de Wong Kar-wai contempla y atrapa, sugiere y duele. Aquí hay un amor imposible, un nivel platónico que consume y un desenlace que golpea a quien decide estar de ánimo para dejarse llevar por este filme.

Una pareja que pese a la época y a la sociedad que les toca vivir deciden vivir su relación a su manera. El resultado es magia pura. Se puede ver en el cine Ochoymedio.

Noticias relacionadas