Andrés Noboa ofrece un proyecto solista que confía en otros

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

21 Nov 2020 - 0:04

"Ambos tres" es un disco en el que Andrés Noboa tuvo tiempo para que las canciones se decantaran por sí solas y adquieran así su forma final. - Foto: PRIMICIAS

Andrés Noboa ofrece un proyecto solista que confía en otros

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

21 Nov 2020 - 12:42

Con ‘Ambos tres’, el músico, compositor y arreglista se decanta por sonidos que sintetizan su carrera y le permiten plasmar sus ideas con libertad para colaborar con otros artistas.

Esta es una historia de un Ep (extended play) que tomó varios años en estar listo y que inicialmente iba a ser un disco de 10 temas. Pero de esas canciones sobrevivieron tres.

Y no es que los siete temas restantes se perdieran para siempre, algunos siguen dando vueltas por ahí y es posible que tengan una nueva vida. Pero esta historia no es la de ellos.

Porque lo que habían grabado Andrés Noboa (guitarra y voz) junto a Chris Dreyer (bajo) y Pedro Ortiz (batería) en 2016 estaba ya ahí. El proyecto se detuvo porque los músicos viajaron, porque la cabeza no estaba en el lugar para acabar las cosas o porque no había el dinero.

Entonces pasó el tiempo y llegó una nueva oportunidad para retomar lo que estaba detenido.

Ambos tres, el Ep de Andrés Noboa, tiene un poder de tránsito que se enfrenta a una contundencia en cada una de las composiciones. Hay un sentido acústico, es verdad, pero ninguna de las cuatro canciones van hacia el mismo lugar.

Casi como si en un trabajo de corta duración, Noboa pudiera hacer un recuento o resumen de sus búsquedas estéticas durante toda su carrera. Como guitarrista, creador, cantante y arreglista.

Ambos tres se percibe como compendio.

Y esta sensación se fue armando al andar, como parte de un proceso que tuvo sentido y fuerza una vez que apareció Vendaval -la canción que se grabó tiempo después-. La canción que permitió mirar hacia atrás.

Así, con un aporte externo -del productor, Miguel Sevilla- y una serie de particularidades que se fueron resolviendo al andar, todo calzó en su sitio.

Entre la confianza y la madurez

En pocas palabras, Ambos tres es una producción solista que tiene su fuerza no tanto en lo colaborativo, sino en la posibilidad de que a través de otros aportes, el proyecto consiga crecer, incluso por encima de las ideas de quien firma las canciones.

Ya no es colaboración, no es un “featuring”. Es algo más, de mayor contundencia estética.

Es una experiencia de confianza, de dejar que los músicos aporten, como Mauro Samaniego, Carlos Bohórquez ‘el Ermitaño’ y Tomás Vallejo. De permitirle a las canciones expandirse, ampliar sus ideas iniciales.

Para Noboa hay madurez ahí; sin dejar de lado una naturaleza orgánica en el proceso. Su proyecto solista se basa en que otras voces canten, no solo la propia.

Ambos tres es una colección de cuatro canciones que respetan las directrices del pop, en estructura, melodía y capacidad de emocionar. Arranca con Piel metal, un tema que con un compás particular y con la voz de Soios, y que ofrece una torre de suavidad, que se va construyendo conforme pasan los segundos.

Del tipo que no importa si el arreglo se complica, la suavidad sigue ahí.

Cara y cruz se mueve por otro registro. Quizás hay un contexto más pragmático aquí, pero no por eso incapaz de conmover. Armónicamente es probable que sea la canción más oscura, incluso por el uso de voces que pueden ser tensión en ciertos momentos.

Eso sin entrar a considerar lo que sucede con la guitarra. Es aquí donde cantan: “Toda muerte es suerte si la sabes ver”.

No hay mucho que decir de Vendaval. El tema es de una belleza insoportable, y tiene una colaboración de parte de Mauro Samaniego que no puede ser más perfecta. Eso sin contar con el sonido de vientos que tiene.

El cierre es con Gatos, en el que no se puede negar la relación de Noboa con la guitarra, con ese giro blues que hace pensar como si David Gilmour o Gary Moore lo estuvieran acompañando. Un solo de ese instrumento que hace que todo quede en su lugar y vuele.

Lo de Andrés Noboa es un capítulo más. Es una nueva entrada en una carrera que ha entregado composiciones, arreglos, proyectos importantes como Blues S.A. e Hipsteria.

Pero sobre todo canciones. Fabulosas canciones. Y por lo pronto eso no se detiene. Hay nuevas composiciones y más recuperación de otros de los temas que se grabaron en 2016. Si todo marcha bien, el próximo año será un tiempo interesante para seguir a Andrés Noboa y a su proyecto musical.

Otras recomendaciones

'Bruma', de Arranquemos del invierno

Una colaboración que no puede ser mejor

‘Bruma’, de Arranquemos del invierno

Lanzallamas, 2020

Esta es una canción de amor. No es necesario decirlo. Lo que sí vale señalar es ese carácter entre bucólico y electrónico que formula el embrujo de la canción. Como si los beats y la naturaleza pudieran ir muy bien en un mismo plano.

A la voz de Pablo Álvarez se le suma la de Paola Navarrete, en una colaboración que no pudo ser más precisa. Ambos timbres se complementan y redondean la sensación de pureza que brota en este nuevo single de la banda chilena.  

'Trans Am', de The Network

Cuando Green Day no quiere ser Green Day

‘Trans Am’, de The Network

Joe Robot Records, 2020

La otra banda de Billie Joe Armstrong, Tré Cool y Mike Dirnt (conocidos como Green Day) acaba de lanzar un nuevo Ep, 16 años después de la aparición de su primer disco. Este es un proyecto divertido en el que se nota que el trío la pasa muy bien, jugando a ser una especie de B 52’s, impostando sus voces y ofreciendo su versión de lo que significa para ellos ser ‘new wave’.

Eso sí, no dejan de ser Green Day, sobre todo cuando se escuchan los cuatro temas que forman el Ep –Fentanyl es sin duda el mejor del trabajo- y se llega a esa cosa extraña llamada Ivankkka is a nazi que, bueno, no necesita ser sutil para expresar lo que quiere decir.

Noticias relacionadas