Lo bueno, lo malo y lo extraño en la entrega de los Oscar 2020

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

10 Feb - 17:29

El director surcoreano Bong Joon-ho sostiene uno de sus Oscar, en una de las fiestas después de la entrega de los premios. - Foto: REUTERS / Danny Moloshok

Lo bueno, lo malo y lo extraño en la entrega de los Oscar 2020

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

10 Feb - 17:29

Más allá de la sorpresa que dio Bong Joon-ho con ‘Parasite’, la velada con la que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood tuvo sus momentos intensos que han quedado para la historia.

A esta altura del partido se sabe que Parasite, de Bong Joon-ho, fue la gran ganadora de la noche y que, como se suponía, Joaquin Phoenix ganó su Oscar por hacer de Joker / Arthur Fleck, en Joker.

Que Brad Pitt se llevó un premio, al igual que Laura Dern y Reneé Zelwegger. Que Hildur Gudnadottir es la cuarta mujer en ganar un premio por Mejor Banda Sonora. Que The Irishman pasó sin pena ni gloria y que Toy Story 4 reclamó lo suyo.

Más allá de los ganadores queda la idea de que en su intento por hacer un programa de televisión más inclusivo y atractivo, la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas todavía tiene mucho que hacer.

Lo está intentando, es cierto, pero quizás todavía no encuentra el camino preciso.

Por eso, en esta nota se recuperan los mejores, los terribles y los más extraños momentos de lo que fue la edición 92 de los premios Oscar.

Lo bueno

  • Billie Eilish puso su gran toque

    La cantante, junto a su hermano Finneas, fue quien musicalizó el segmento In memorian, en el que se hace un repaso por los nombres de gente de la industria que falleció este último año. Ambos interpretaron una versión intensa de Yesterday, de The Beatles. ¿El resultado? Pura magia. Atención al final, que sale Kirk Douglas. 

  • El elenco de ‘Parasite’

    Ellos saben cómo pasarla bien. Y la cámara de E Entertainment en la alfombra roja estuvo ahí para demostrarlo. Si hay gente más feliz en el mundo, en este momento, son ellos. Comandados por Bong Joon-ho. Y aquí Song Kang-ho, Lee Sun-kyun, Cho Yeo-jeong, Choi Woo-shik, Park So-dam, Lee Jung-eun y Chang Hyae-jin lo pueden demostrar a la perfección.

  • Más Joker que Joker

    Joaquin Phoenix es un grande. Y en su discurso lo demostró, poniendo sobre el tapete la discusión sobre el trato ético a animales, así como los problemas de injusticia en el mundo. Además, ofreció una hermosa solución, parafraseando a su hermano River. Eso sí, siempre resulta más raro verlo a Phoenix intentando ser articulado y relevante ante un micrófono. Mucho más que verlo convertido en Joker.

  • Maya Rudolph y Kristen Wiig

    Quizás el mejor momento de la noche. Las dos comediantes hicieron un medley de canciones sobre vestimenta, para hablar de los premios a Mejor Producción y Diseño de Vestuario. Si algo de entretenimiento le estaba faltando a la velada, ambas llegaron a calmar la ansiedad y a regalar risas. De lo mejor que ha pasado en mucho tiempo en una entrega de premios.

  • Bong Joon-ho y su buena onda

    No solo el director de la película ganadora, Bong Joon-ho es un tipo genial y se nota. Su “declaración de amor” a Scorsese, cuando ganó el premio a Mejor Director, lo prueba. Así como la confesión de que iba a celebrar bebiendo hasta la mañana siguiente. Es fabuloso que cosas así le pasen a gente que se quisiera tener cerca, la verdad.

Lo no tan bueno de la velada

  • Shia Lebauf y Zack Gottsagen

    Shia Lebauf apareció con su coestrella en The Peanut Butter Falcon, Zack Gottsagen, a entregar el premio a Mejor Cortometraje de Acción. Y lo que pudo ser un momento de inclusión, Lebauf no supo cómo manejarse junto a él y regaló a todo el mundo un momento absolutamente incómodo. De buenas intenciones está pavimentado el camino al infierno.

  • El orden de los factores alteró el producto

    Se supone que este año no habría presentador oficial, pero luego de la presentación de Janelle Monáe (un tanto extraña para los Oscar). Chris Rock y Steve Martin aparecieron, e hicieron una presentación, sin cumplir oficialmente esa función. Este caos se mantuvo durante la velada: artistas que aparecían sin anuncios y otros que era anunciados como si fueran las únicas estrellas de la velada. ¿Lo mejor? El silencio de Jane Fonda antes de decir que Parasite había ganado como Mejor Película.

Lo particularmente extraño

  • Cats ataca de nuevo

    Extraño, sí. Genial, también. Lo que James Corden y Rebel Wilson hicieron en los Oscar fue reírse de ellos y de lo que ha sucedido con la película Cats, en la que ambos actuaron. Era lo que nadie se esperaba y lo que mejor le pudo pasar a la velada. Una unión perfecta: gente dispuesta a burlarse de sí misma y una categoría que necesitaba gracia.

  • Eminem regresó, en forma de fichas

    Nunca se había ido, pero resulta que hizo un “retorno” que, de acuerdo a la prensa especializada, fue apoteósico. Y bueno, lo fue. Un tema como Lose Yourself -con el que Eminem ganó su Oscar en 2003- va a levantarle el espíritu a cualquier persona. Pero no deja de ser extraño que en este preciso momento aparezca el rapero a interpretar una canción que tiene al menos 17 años. Quizá hay un problema con entender el concepto de lo “contemporáneo”, para la Academia.

Noticias relacionadas