El Rey León: lo mismo que los dibujos, pero en acción real

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

18 Jul - 14:32

'El Rey León', de Jon Favreau. - Foto: Walt Disney Studios

El Rey León: lo mismo que los dibujos, pero en acción real

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

18 Jul - 14:32

Una vez más, Disney muestra el resultado de una decisión empresarial: llevar uno de sus clásicos animados al terreno de la ‘live action’, aunque los personajes sean generados por computadora. Sin originalidad y con un deseo de seguir apostando por grandes números en las taquillas. Pare de contar.

La historia es conocida: nace Simba, el heredero de la jungla. Su tío Scar mata a su hermano mayor, Mufasa (padre de Simba) y expulsa al pequeño del reino, a su suerte. Luego el heredero crecerá y con la ayuda de sus amigos regresará a reclamar el trono. Fin.

Lo que hace en esta ocasión el director Jon Favreau es negar lo que consiguió en su momento con El libro de la selva —la versión en vivo de 2016—, cuando pudo dar giros necesarios a la historia y convertirla en una nueva película por sí sola.

Hoy, El Rey León no es una nueva aproximación al clásico de animación de Disney, lanzado hace 25 años. Es, en realidad, tomar el trabajo universitario que se hizo hace dos semestres y vendérselo a los compañeros más jóvenes, quienes solo le cambian el nombre, algunas palabras y le quitan el polvo.

Favreau mantiene todo bajo control, siguiendo la receta pasada. Donald Glover y Beyonce hacen lo que deben hacer como Simba y Nala; emocionando sobre todo cuando cantan Can you feel the love tonight?, el hermoso tema de Elton John. Pero la misma emoción y quizás hasta superior se puede experimentar en la película de 1994.

¿Si no hay manera de ofrecer una nueva aproximación, para que rehacer películas que de por sí son perfectas?

Simba, Timon y Pumbaa, en una escena de El Rey León

Simba, Timon y Pumbaa, en una escena de El Rey León Walt Disney Studios

Salvo la participación de Seth Rogen y Billy Eichner, como Pumbaa y Timon, no hay novedad alguna. Ellos son el punto absolutamente alto de un filme que tiene poco que ofrecer. Especial atención a cuando interpretan el clásico Hakuna Matata. Quizás si Jon Favreau hubiese conseguido mantener este nivel en el resto del metraje, la historia sería distinta.

La verdad es que la película no es mala, porque en sí El Rey León no es una mala historia. Ya está probada. Sucede que más allá del apartado técnico -porque el mérito es el de la tecnología, que consigue animales brutalmente realistas- no hay otro punto superior; porque no hay un deseo mínimo de originalidad. Y el espectador se da cuenta de eso, en los primeros minutos.

¿Lo peor? Eso va a ser poco importante para los millones de personas que verán la película.


 

El Rey León

Dir: Jon Favreau

Guion: Jeff Nathanson

Elenco: Donald Glover, Beyonce, Seth Rogen, Chiwetel Ejiofor, Alfre Woodard, John Oliver, Billy Eichner

Walt Disney Pictures, 2019

 


 

Otras recomendaciones

El humor después del escándalo

“Aziz Ansari: Right now”, de Spike Jonze

Netflix, 2019

El cerebro detrás de la serie Master of None regresa con un especial de humor luego del escándalo de acoso sexual en su contra -no como el de otros artistas, quizás se lo pueda definir como un tema de mala comunicación entre hombre y mujer antes de un encuentro sexual-. En este espectáculo, Ansari se siente cerca de la gente y comenta sobre lo que pasa en la actualidad, al mismo tiempo que se hace cargo de lo que pasó con él y reflexiona sobre las relaciones humanas y los límites. Un trabajo ingenioso y directo de humor, dirigido por el gran Spike Jonze.

'El secuestro de Stella', de Thomas Sieben

Aquí se habla alemán

‘El secuestro de Stella’, de Thomas Sieben

Netflix, 2019

Vic y Tom deciden secuestra a Stella, hija de un empresario con mucho dinero. Claro, la idea es pedir una alta suma para liberarla, sin ningún rasguño. Todo iba de acuerdo a lo planeado, hasta que las cosas cambian. Esto porque la joven víctima toma la iniciativa y decide luchar para conseguir su libertad. Este es el relato de una caperucita que se niega a ser tratada como víctima. Thomas Sieben toma el sentido y el ambiente de un ‘thriller’ y le da un giro que le permite al filme mantenerse fuerte hasta su desenlace. 

Noticias relacionadas
La vida como pista de nuestros demonios

Contenido Patrocinado

La vida como pista de nuestros demonios

Contra lo imposible no es solamente una película. Es un boleto para subirse a la montaña rusa de las emociones humanas en un potente auto de carrera