Coalición rechaza traslado de bienes culturales a exedificio de Unasur

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

13 Jul - 0:05

Fotografía de la reunión entre autoridades del Ministerio de Cultura y miembros de la Coalición por la Defensa del Patrimonio, el pasado 14 de febrero. - Foto: Ministerio de Cultura y Patrimonio

Coalición rechaza traslado de bienes culturales a exedificio de Unasur

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

13 Jul - 0:05

Para académicos, el informe con el que el Ministerio de Cultura basa el traslado de los bienes culturales a la Mitad del Mundo tiene inconsistencias.

Para académicos e historiadores el asunto se resuelve de manera sencilla:

El informe con el que el Ministerio de Cultura y Patrimonio ha concluido que se deben llevar las reservas nacionales al edificio exsede de la Unasur está sesgado y presenta deficiencias.

Al menos conceptuales.

Y desde la posición de la Coalición por la Defensa del Patrimonio existe una idea que no se la pueden quitar de encima con facilidad y es que todo responde al deseo de no solo llevarse las reservas sino también todo el Museo Nacional, MuNa, a una nueva ubicación.

Un museo que fue reinuagurado en mayo de 2018, en las instalaciones de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, a un costo aproximado de USD 1,5 millones.

El edificio de la Unasur, en la Mitad del Mundo, fue inaugurado en 2007. Con la salida de Ecuador del organismo, el inmueble pasa a ser propiedad del Estado.

El edificio de la Unasur, en la Mitad del Mundo, fue inaugurado en 2007. Con la salida de Ecuador del organismo, el inmueble pasa a ser propiedad del Estado.  EFE

Expertos, historiadores y conocedores han dado sus puntos de vista diversos espacios, como medios y redes sociales, dejando en claro sus dudas y desacuerdos.

Como el antropólogo Florencio Delgado, que expone en revista Paralaje su perspectiva, de la siguiente manera: “Si nos manejamos por los informes, claro que la mejor opción parece Unasur, y es que es un documento realizado por el Ministerio (principal interesado en llevar las reservas a ese lugar). Cabría preguntarse si unas comisiones integradas también por personas fuera del Ministerio llegarían a la misma conclusión“.

El informe es tan sesgado que no hay ninguna objeción del edificio de Unasur, es decir es perfecto y entonces hay una clara tendencia en todo el informe para concluir que hay que llevar los bienes culturales a Unasur”.

Florencio Delgado

Para la curadora, crítica e historiadora Ana Rosa Valdez, el problema radica en que el Ministerio no ha mantenido un contacto abierto con la Coalición y sus propuestas -pese a un contacto inicial-.

Eso sí, que salgan las reservas del edificio Aranjuez -donde corren peligro por la inestabilidad de la construcción- es una necesidad urgente y lo reconoce.

La problemática de la ubicación y el uso de la reserva para desarrollar conocimiento

El acceso es importante y ese es uno de los puntos que salta cuando se habla del traslado. La distancia y la dificultad del acceso a la zona con un transporte público constante -hacia la Mitad del Mundo- generaría un obstáculo mayor para el desarrollo de investigaciones.

Algo que ha notado la historiadora del arte Alexandra Kennedy-Troya en su artículo de opinión Exigimos transparencia y diálogo ciudadano, publicado en diario El Comercio.

En él, Kennedy-Troya realiza una serie de cuestionamientos que condensan las dudas desde la academia:

“¿Es la Mitad del Mundo el lugar idóneo para instalar un Museo Nacional que se pondría al servicio exclusivo del turismo y no al fomento de nuevos conocimientos? ¿Unas reservas que podrían permanecer sin uso si no se elabora urgentemente un plan de reserva abierta? ¿Un lugar de acceso restringido cuando se necesita la constante visita y trabajo de expertos?”

Alexandra Kennedy-Troya

Para miembros de la Coalición -como Guillermos Bustos, quien lo expone también en Paralaje-, el informe que ha usado el Ministerio revela una mirada incompleta sobre este tema, al considerar el tema del acceso de una sola manera:

“Una de las perlas de este informe es que considera la cuestión del acceso en término de las facilidades de parqueo de vehículos particulares y no de una consideración técnicamente informada sobre los medios de transporte ‘público’ que garanticen una facilidad de acceso de la gente a ese lugar”. 

Guillermo Bustos

Desde la perspectiva de Valdez -quien desde Paralaje ha sido quien más espacio le ha dado a las críticas a esta decisión de trasladar las reservas- este asunto deja en evidencia errores por parte del Ministerio.

El informe y las complicaciones encontradas

En el Informe opciones de edificios para traslado de reservas de arte, arqueología, fondos documentales y bibliográficos ubicados en el Edificio Aranjuez de la ciudad de Quito, realizado por la Subsecretaría de Memoria Social, y fechado el 12 de mayo pasado, se lee lo siguiente:

“Tomando en consideración que las reservas nacionales son una sola colección, inembargable e imprescriptible pero que sin embargo pueden ser manejadas de forma desconcentrada, se realizó el análisis con diferentes opciones”

Texto en informe

Esto da pie a una serie de requerimientos de espacio con diversas opciones, que van desde la posibilidad de albergar las reservas de arte, arqueología, fondos bibliográficos y documentales en un solo lugar.

Hasta aquella que habla de “albergar reservas de arte, arqueología, fondos bibliográficos y documentales con el museo“.

Sí, con el museo. Lo que daría a entender que se habla del MuNa.

Imagen de archivo del Museo Nacional, ubicado en la Casa de la Cultura.

Imagen de archivo del Museo Nacional, ubicado en la Casa de la Cultura. Tomada de Revista Diners.

Esto pone a la Coalición en alerta y así surgen opiniones como las de Guillermos Bustos: “… el informe contiene severas deficiencias y contradicciones técnicas. Los criterios con los que se elaboró lucen sesgados, esto es dirigidos a que uno de los doce inmuebles analizados sea el que obtenga la puntuación más alta (…)”.

“Al mismo tiempo, no consta ningún análisis, fuera de un cuadro general, acerca de las otras edificaciones que aparentemente también fueron consideradas”.

Guillermo Bustos

De acuerdo al informe, el área que se necesita para contener las reservas de arte, arqueología, fondos bibliográficos y documentales junto con el museo es de 11.750 m2.

Con eso en mente, para los historiadores la conclusión del informe resulta dudosa: “El Edificio de la antigua ‘UNASUR’ cumple con el requerimiento de superficie mínima indispensable para la gestión y desarrollo de los fondos y para espacios administrativos y de atención al público. Cuenta con 14.405 m2 de área total y 11000 m2 de área útil”.

Para la Coalición, el informe solo ha buscado definir a la exsede de la Unasur como la ganadora y ya.

Ana Rosa Valdez profundiza en esta idea:

En entrevista con PRIMICIAS, el pasado 29 de junio, el ministro de Cultura y Patrimonio, Juan Fernando Velasco, se refirió a este tema y aseguró que con relación al Museo Nacional no hay decisión tomada. Que esta, dijo, será tomada en consenso con “el sector de la academia, investigadores e historiadores”.

El asunto del terreno

Foto aérea del complejo que pertenecía a la Secretaría General de Unasur en San Antonio de Pichincha, tomada el 9 de diciembre de 2019.

Foto aérea del complejo que pertenecía a la Secretaría General de Unasur en San Antonio de Pichincha, tomada el 9 de diciembre de 2019. Flickr Elias Rovielo

Una complicación adicional es la que refleja Florencio Delgado, cuando al hablar del edificio exsede de Unasur hace referencia a algo que poco se ha tratado:

“Lo que no dice el informe es que este edificio aún está en el limbo jurídico, pues aún no está claro cómo resolverán el lío sobre la propiedad del terreno”. 

Florencio Delgado

En septiembre de 2019, la Prefectura de Pichincha hizo público su deseo de recuperar los terrenos en los que se construyó el edificio de la Unasur. Terreno que fue donado en 2010 por el entonces prefecto Gustavo Baroja, a la Cancillería, para la construcción.

En la escritura de donación se puede leer que si el terreno no se usa para la Unasur, “se revertirá su dominio a favor del H. Consejo Provincial de Pichincha”.

No existe claridad sobre si las conversaciones entre la Prefectura y Cancillería solucionaron esto. Sin embargo, el Ministerio ya ha pedido uso del edificio y tiene hasta diciembre para hacer el traslado de las piezas.

El traslado de aproximadamente 46 mil piezas al edificio exsede de Unasur tendría un valor de USD 295.865,28, que incluye el embalaje especializado de las piezas, para precautelar su estado.

Además, el Ministerio deberá realizar adecuaciones adicionales, por un costo de USD 76.500.

También le podría interesar

Noticias relacionadas