El coronavirus dejará al mundo sin filmes taquilleros este verano

Cultura

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

9 Abr - 0:03

Bradley Cooper, en el estreno de "Avengers: Endgame", en abril de 2019. Cooper hace la voz del personaje Rocket Racoon, en el universo de Marvel. - Foto: EFE / Etienne Lauren

El coronavirus dejará al mundo sin filmes taquilleros este verano

Autor:

EFE / Redacción Primicias

Actualizada:

9 Abr - 0:03

Un reporte de David Villafranca muestra cómo este año también será un año perdido para los grandes estudios de Hollywood, debido al coronavirus.

Tras una primavera sin cine por el coronavirus, el verano no pinta mucho mejor.

Los estudios siguen retrasando estrenos y solo algunos se aventuran con películas en agosto, algo que dejaría a Hollywood sin los lucrativos meses en los que se concentran la mayor parte de sus superproducciones.

Este verano no tenía un hito en el horizonte como Avengers: Endgame (2019), que el año pasado se convirtió en la cinta más taquillera de la historia.

Pero, a priori, no faltaban filmes con mucha probabilidad de arrasar como F9 (Fast & Furious), Wonder Woman 1984, Top Gun: Maverick o Black Widow.

Esto, sin embargo, queda entre interrogantes debido a la pandemia del coronavirus, que ya tiene millones de infectados en el mundo y una cifra de muertos que va en aumento.

Los números del verano

Para la industria del cine, el verano es la época de los “blockbuster”, importantes estrenos y mucho dinero en juego.

Tradicionalmente, la temporada veraniega en los cines se encuadra en Estados Unidos y Canadá (apartado “doméstico”, en la jerga del sector) entre el primer fin de semana de mayo y el primero de septiembre.

En esos cuatro meses se suele recaudar en torno al 40% de la taquilla “doméstica” de todo el año, aunque puede ser más.

Según Comscore, de los USD 11.400 millones de la taquilla “doméstica” de 2019, unos USD 4.800 se lograron solo en el periodo estival.

Aquí hay que incluir a Avengers: Endgame, que, como su predecesora Avengers: Infinity War (2018), se presentó el último fin de semana de abril.

La naturaleza de estas cintas y su vocación de “blockbuster” hizo que los analistas extendieran el verano algo más de lo normal.

Por otro lado, la taquilla mundial ha crecido en los últimos años de forma constante, según los datos de la Asociación del Cine de EE.UU. (MPAA):

    • USD 39.100 millones en 2015
    • USD 39.300 millones en 2016
    • USD 40.900 millones en 2017
    • USD 41.800 millones en 2018
    • USD 42.200 millones en 2019 (récord histórico)

Y aunque la parcela “doméstica” se ha comportado de forma más errática (en los últimos cinco años ha variado entre los USD 11.100 millones anuales y los USD 11.900 millones), los efectos de un verano sin cines en EE.UU. podrían ser demoledores para el sector.

2020: ¿el año perdido?

El dilema para los estudios de Hollywood es importante: ¿jugársela a un incierto panorama veraniego o asumir las pérdidas de un año para el olvido y mirar ya hacia 2021?

Y es que para amortizar un gran proyecto (que suelen superar los USD 100 millones de presupuesto e incluso los USD 200 millones), Hollywood no solo necesita que las salas estén abiertas, sino que estén funcionando a pleno rendimiento.

¿Pueden obtenerse grandes recaudaciones este verano con pocas salas abiertas, cines con aforo limitado, distanciamiento social entre los espectadores?

Eso sin contar con posibles requisitos extra como llevar mascarilla y el miedo del público a acudir a sitios con mucha gente.

Sony cree que no y por ello ha sido una de las compañías más contundentes a la hora de renunciar a este verano, de manera que Ghostbusters: Afterlife (10 de julio) y Morbius (31 de julio) se retrasaron hasta marzo de 2021.

Quizá una de las más optimistas sea Warner Bros., que ha situado Wonder Woman 1984 (5 de junio originalmente) el próximo 14 de agosto, una fecha que muchos consideran prematura.

Por cierto, el estreno de Tenet, la esperadísima nueva cinta de Christopher Nolan, continúa en el calendario para el 17 de julio.

Una situación más propia de la ciencia-ficción del cineasta británico que de cualquier análisis basado en la realidad.

También cercano a lo irreal fue el rompecabezas que tuvo que resolver Disney para acomodar todos sus estrenos al nuevo escenario de la pandemia.

Así, Black Widow (1 de mayo) no se verá hasta el 6 de noviembre.

Y tal vez se vea como iluso el estreno el 24 de julio de Mulan (27 de marzo en principio), pero tiene truco: esta película pone gran parte de sus esperanzas en el mercado chino, donde la crisis del coronavirus se encuentra en una fase de remisión.

Tampoco F9 (Fast & Furious) y Minions: The Rise of Gru de Universal ni Top Gun: Maverick de Paramount se verán este verano.

¿Queda algo en cartelera para este verano?

Muy poca cosa en cuanto a candidatos a taquillazos. En junio aparece todavía Soul de Pixar, pero es indudable que Disney retrasará ese estreno.

En un prácticamente parado julio, además de Mulan y Tenet, figura aún una secuela de la saga Purge, que debería ver la luz el tempranísimo e improbable día 10.

También está la animada The SpongeBob Movie: Sponge on the Run, que aspira a desembarcar en la gran pantalla el día 31 tras haberse retrasado su estreno en mayo.

Todo esto deja a agosto como el principal desencuentro entre los cautos y los atrevidos en Hollywood, ya que en este mes aparecen Wonder Woman 1984, Infinite (con Mark Wahlberg), The One and Only Ivan de Disney.

Así como The Hitman’s Wife’s Bodyguard (con Ryan Reynolds y Samuel L. Jackson) como los últimos intentos para evitar un verano en blanco.

Noticias relacionadas