‘Gambito de dama’pone de moda al maridaje entre ajedrez y literatura

Cultura

Autor:

EFE

Actualizada:

26 Ene 2021 - 0:01

Escena de la serie 'Gambito de dama', o 'Queen's gambit', cuyo eje central es el juego de ajedrez. - Foto: https://www.rottentomatoes.com/

‘Gambito de dama’pone de moda al maridaje entre ajedrez y literatura

Autor:

EFE

Actualizada:

26 Ene 2021 - 0:01

La novela ‘Gambito de dama’, convertida en una serie televisiva de éxito mundial, introduce al lector en el complejo mundo del ajedrez y de sus derivadas psicológicas, mostrando además la excelente relación de la narrativa con el juego de reyes, un maridaje que se ha traducido en innumerables obras desde hace décadas.

De hecho, son tantas las novelas que han transitado por el universo ajedrecístico que se podría considerar un subgénero dentro de la novela, y no hay año que no aparezca algún título que aproveche las peculiaridades del juego para trenzar tramas diversas, generalmente de tipo histórico, policíaco o de espionaje.

Escrita por el norteamericano Walter Tevis en 1983, Gambito de dama -o Gambito de Reina, en una traducción anterior- regresa a las librerías aprovechando el tirón de la miniserie protagonizada por Anya Taylor-Joy, con un argumento que combina aspectos de la biografía del autor con la trayectoria del prodigioso Bobby Fischer.

El ajedrez ha interesado a los escritores desde mucho tiempo atrás, y más allá de los diversos tratados sobre el juego de la época medieval, uno de los primeros que se interesó sobre el mismo fue Edgar Allan Poe, cuando en 1836 publicó el ensayo El jugador de ajedrez de Maelzel, en el que describía el famoso autómata del siglo XIX El Turco, para concluir que la intrigante máquina escondía a un jugador experto en su interior.

Otro escritor pionero en la introducción del ajedrez en sus relatos fue Lewis Carroll, quien en A través del espejo y lo que Alicia encontró al otro lado (1871) lleva a su protagonista a jugar una alocada partida, y de 1882 data el relato con referencias ajedrecísicas Mi entierro. Discurso de un loco, de Leopoldo Alas, Clarín.

La eclosión del ajedrez moderno en el siglo XX, con la irrupción de campeones como Capablanca y Alekhine, relanzan la relación del juego con la literatura, y así Miguel de Unamuno publica La novela de don Sandalio, jugador de ajedrez en 1930, el mismo año en que aparece La defensa, de Vladimir Nabokov.

La ascensión del nazismo da lugar a una de las obras más conocidas de esta simbiosis, Novela de ajedrez, del escritor austríaco Stefan Zweig, una denuncia de la tortura psicológica y en la que un prisionero de la Gestapo elude la locura de la incomunicación total reproduciendo partidas en su cabeza.

El régimen nazi y la II Guerra Mundial han inspirado a muchos escritores, que han transformado la lucha sobre el tablero en una pugna entre el bien y el mal.

En este terreno encontramos El maestro y el escorpión (1991), de Patrick Séry, La variante Lüneburg (1993) y Teoría de las sombras (2015), de Paolo Maurensig, Amphitryon (2000), de Ignacio Padilla, o Tablas por segundos (2004), del lituano de origen judío Icchokas Meras.

La Guerra Fría se ha visto igualmente representada por los bloques de blancas y negras en obras como Funeral en Berlín (1964), de Len Deighton, donde cada capítulo se inicia con alguna regla del ajedrez, o El rizo (1974), de Robert Littell, un juego entre espías al ritmo del desarrollo de una partida.

El género negro es terreno abonado para introducir a jugadores y trebejos entre sus páginas, y la reina de la novela policíaca, Agatha Christie, se aprovechó de ello en Los cuatro grandes (1927), Philo Vance en Los crímenes del ‘obispo’ (1929), William Faulkner en Gambito de caballo, por citar algunos ejemplos.

Otros títulos que combinan novela policíaca con la histórica son el que fue superventas mundial El ocho (1988), de Katherine Neville, La tabla de Flandes (1990), de Arturo Pérez-Reverte, Peón de Rey (1998), de Pedro Jesús Fernández, y Zugzwang (2007), de Ronan Bennett.

En un ámbito menos clasificable se sitúan obras como La torre herida por el rayo, de Fernando Arrabal, con la que consiguió el premio Nadal de 1982, Un combate y otros relatos (1995), de Patrick Süskind, Ajedrez (2005), de Rubén Gallego, Mate jaque (2009), de Javier Pastor, o El hechizo de Caissa (2011), de Fernando Ortega.

Noticias relacionadas