El Joker de Joaquin Phoenix: un gran rol en una película regular

Cultura

Actualizada:

4 Oct 2019 - 0:05

'Joker', de Todd Phillips se estrena este fin de semana - Foto: PRIMICIAS

El Joker de Joaquin Phoenix: un gran rol en una película regular

Actualizada:

4 Oct 2019 - 13:51

El problema real de la película que dirige Todd Phillips es que propone algo que daba para más, pero que él se interesó solo en mostrar desde la superficialidad de los hechos y no desde el cuestionamientos de las ideas que parecía que buscaba ensayar.

Hay que ver esta película antes de hacerse una idea. Verla y cuestionarla, como se debería cuestionar todo, a  través de una especie de disección de los temas o del género en el que se encuentra inmersa. Este es el cuestionamiento que, de entrada, permitirá desarrollar un público que consume con mucha más criticidad.

Desde luego, no es el único objetivo detrás de ver una película. El cine tiene su propia gramática, su propio uso de recursos audiovisuales para decir algo: movimiento de cámaras, iluminación, encuadre, uso de música etc.

Y cuando se está ante un filme son estos elementos lo que sostienen o no la calidad del producto, y refuerzan aquello de lo que hablan.

En ese sentido, Todd Phillips demuestra que no es Adam McKay, que no puede salir del terreno del humor y ofrecer una lectura interesante sobre temas fuertes o complejos. 

Phillips -quien se hiciera famoso dirigiendo las películas de la saga The Hangover- es un realizador competente y nada más. Recurre a lugares comunes y tradicionales para, supuestamente, hacer un relato que busque mostrar cómo se crea un villano en una sociedad que oprime y oprime.

Lo hace al utilizar tomas que se han gastado en los tráilers del filme, como ese momento apoteósico del Joker ya disfrazado y pintado bailando su esencia en unas escaleras.

Planos que tuercen la perspectiva porque así se ve a un personaje afectado y primeros planos que -si no fueran por Joaquin Phoenix y su interpretación- buscan reflejar una intensidad que, en ocasiones, la película parece obligada a mostrar.

Joaquin Phoenix como Arthur Fleck, en un fotograma de Joker.

Joaquin Phoenix como Arthur Fleck, en un fotograma de Joker. PRIMICIAS

Esto hace que la mirada se filtre hacia los temas y a esa gran idea de colocar a un Joaquin Phoenix / Arthur Fleck al borde y condenarlo a la violencia como mecanismo para ser alguien y conseguir lo que busca.

Una génesis que se vuelve plana y obvia, sobre todo cuando hay tantas historias sobre este personaje que han buscado explicar cómo nace y se han esforzado por encontrar otras fórmulas.

Quizás habría bastado enfocarse mucho más en la versión que Alan Moore imagino en The Killing Joke, en la que también hay una condena que hace que una persona común se convierta en el Guasón, pero a través de una medida mucho más clara y sencilla: a cualquiera le puede pasar, solo es cuestión de una mala decisión.

Si bien Phillips toma mucho de The Killing Joke -sobre todo la idea de que Fleck es un comediante fracasado- este Joker nihilista brilla porque está bien interpretado, desde luego, pero no da otro camino a seguir.

Es una sola vía y la profundidad sinuosa que se pudo encontrar en el personaje que interpretara Heath Ledger en The Dark Knight, acá no existe.

Lo mejor, sin duda, es Phoenix interpretando a Arthur Fleck y al Joker. Hay peligro y mucho. En ocasiones consigue hasta que el espectador se olvide de que está ante un personaje que tiene una enfermedad mental -la que por recortes no puede ser tratada- y que poco a poco entrará en un declive que los destruirá.

Si eso es bueno o malo para la película, el tiempo lo dirá.

 

Joker

Dir: Todd Phillips

Guion: Todd Phillips y Scott Silver

Elenco: Joaquin Phoenix, Robert De Niro, Zazie Beetz y Frances Conroy

Warner Bros. Pictures, 2019

 


 

Otras recomendaciones:

'Midsommar', de Ari Aster

El terror del duelo

‘Midsommar’, de Ari Aster

A24, 2019

Dani viaja a Suecia con su novio Christian y sus amigos, para participar en una celebración ancestral en una comuna. De repente se ven en el interior de un culto pagano, en medio de consumo de sustancias y tradiciones que no entienden. Ari Aster, luego de Hereditary, hace un filme de horror donde todo sucede con lentitud, como el dolor del duelo que se tarda en sanar.

'In the shadow of the moon', de Jim Mickle

Ciencia ficción y obsesión

‘In the shadow of the moon’, de Jim Mickle

Netflix, 2019

Thomas Lockhart es un policía que se obsesiona con una asesina que, él supone, viaja en el tiempo. Cada nueve años crímenes con similares características suceden y él está dispuesto a desentrañar el misterio, incluso a costa de su propia vida. El resultado es un filme de misterio que cumple su cometido.

Noticias relacionadas