Las sinceras ‘meteduras de pata’ del entrañable príncipe Felipe

Cultura

Autor:

Agencias / Redacción Primicias

Actualizada:

10 Abr 2021 - 0:05

Fotografía de archivo de 1998, en Palma de Mallorca. El duque de Edimburgo aparece junto a la reina Isabel II y los reyes de España Juan Carlos y Sofía en el aeropuerto de Son San Juan, al término de una visita de Estado en España. - Foto: EFE / M.H. de León

Las sinceras ‘meteduras de pata’ del entrañable príncipe Felipe

Autor:

Agencias / Redacción Primicias

Actualizada:

10 Abr 2021 - 0:05

Ya sea porque sus acciones y comentarios causaron gracia, incredulidad e indignación, la imagen pública del príncipe Felipe nunca pasó desapercibida.

Alguna vez el arzobispo de Londres, Richard Chartres, le habló al escritor y biógrafo Graham Turner sobre la figura del príncipe Felipe, para el libro en el que trabajó y se publicó en 2001.

“Si uno de los aristócratas ingleses regulares se hubiera casado con la Reina, habría aburrido a todo el mundo”.

Con él fue todo lo contrario.

Felipe nació en la isla de Corfu -debió huir de Grecia en una operación de inteligencia de la marina inglesa siendo un bebé- y fue miembro de la realeza griega y danesa.

Luchó en la Segunda Guerra Mundial como parte de la armada de Inglaterra e inició una relación amorosa -epistolar, sobre todo- con su prima lejana, la princesa Isabel, hija del rey Jorge VI.

Al casarse con ella, el 20 de noviembre de 1947, selló su futuro, dejando de lado sus títulos extranjeros. Cuando Isabel se convirtió en Reina, en febrero de 1952, Felipe también perdió su promisora carrera en la Armada y debió aceptar que sus hijos no llevaran su apellido.

Para alguien como él -ese marinero de origen griego, alto, guapo y fornido– debió ser complicado. Pero, lo hizo.

Lo que no pudo dejar es, probablemente, esa incapacidad por guardarse reacciones, su carácter directo que muchas veces causó problemas a la Familia Real. Esto hasta que en 2017 dejó las actividades protocolarias.

Al menos, en este sentido, Felipe fue la parte menos seria, menos diplomática, que consiguió mantener a la corona inglesa en la mente el mundo.

Lo que es palpable una vez que sus metidas de pata y su exceso de franqueza han sido registradas y que ahora, con su muerte, adquieren una dimensión casi que mítica.

Esas clásicas “metidas de pata”

En 1969 le preguntaron sobre una posible visita a la Unión Soviética. De inmediato lanzó la respuesta: “Me encantaría muchísimo ir a Rusia -y aquí viene el remate- aunque esos bastardos asesinaron a la mitad de mi familia“.

El príncipe Felipe fue un hombre complejo, complicado. En cierta medida, una especie de reflejo de su tiempo. Con frases que en los tiempos en que vivimos no sería prudente pronunciar.

Y él estaba al tanto de eso. Como cuando en 1960, ante el Consejo General Dental de Inglatrerra, dijo: “La dontopedalogía es la ciencia de abrir la boca y meter tu pie en ella. Una ciencia que he practicado durante muchos años”.

Se refería a sí mismo como “revelador de placas con más experiencia en el mundo“. Y tuvo muchas oportunidades para hacer reír a la gente a su alrededor, o ponerla en situaciones incómodas. Aquí 10 de sus momentos cumbre:

    • En 1969, en una visita a Canadá: “Declaro inaugurado esto… lo que quiera que sea”.
    • 1986, a un grupo de estudiantes británicos de intercambio, en una visita a Xian, en China: “Si se quedan mucho más tiempo aquí, a todos se les rasgarán los ojos“.
    • 1994, en una reunión de negocios en las Islas Caimán: “¿La mayoría de ustedes no desciende de piratas?”.
Viaje en avión de la Reina Isabel II y el príncipe Felipe, como parte del rodaje de un documental de la BBC.

Viaje en avión de la Reina Isabel II y el príncipe Felipe, como parte del rodaje de un documental de la BBC. Time

    • 1995, mientras conversaba con un instructor de manejo en Escocia: “¿Cómo hace para mantener alejados a los nativos de la bebida lo suficiente como para que pasen la prueba?”.
    • 1997, en un discurso, al referirse al canciller alemán Helmut Kohl: “Reichskanzler” (que era el título que tenía Adolf Hitler).
    • 1999, en Cardiff, Inglaterra, junto a niños de la Asociación Británica de Sordos, mientras escuchaban a un grupo de música caribeña: “Si puedes estar cerca de esa música, pues no me sorprende que seas sordo“.
    • En 2000 llegó a decir: “La gente piensa que aquí hay un sistema de clases rígido. Pero se sabe que los duques se casan hasta con coristas. Algunos incluso se han casado con estadounidenses“.
Una de las pasiones el príncipe Felipe fue manejar carruajes.

Una de las pasiones el príncipe Felipe fue manejar carruajes. 

    • 2009, al conversar con un joven diseñador de modas en el palacio de Buckingham: “Bueno, no diseñaste bien tu barba, ¿no? Deberías esforzarte más con tu barba“.
    • 2013, hablando con Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz y quien sobrevivió un atentado del movimiento Talibán, por hacer campaña para que las niñas regresen a las escuelas: “(Los niños) van a la escuela porque sus padres no los quieren en casa“.
    • 2016, durante un evento de celebración por los 50 años de los premios del programa Duque de Edimburgo (una de sus actividades de caridad), dijo: “La gente joven sigue siendo lo mismo que siempre fue. Son simplemente ignorantes“.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas