‘Singularidad’: la muestra que reta la relación con lo virtual

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

7 Oct 2020 - 0:05

Captura de la obra "Respawn", de Nicolás Andrade, que forma parte de su muestra "Singularidad". - Foto: Cortesía Nicolás Andrade

‘Singularidad’: la muestra que reta la relación con lo virtual

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

7 Oct 2020 - 0:05

La exposición de Nicolás Andrade -que se puede ver en Q Galería de forma virtual- es una relectura de la vida entre humanos y algoritmos.

El recorrido es en línea. En esa virtualidad -expuesta de manera directa cuando se entra a la plataforma de la Q galería- hay un elemento adicional que considerar.

Porque la muestra Singularidad, de Nicolás Andrade, apela a la relación del humano con las pantallas, con la tecnología, con lo digital.

Ya sea desde la idea de la representación, del punto de observación, de la construcción de un lenguaje en común y desde la violencia. Singularidad se convierte, entonces, en una especie de reflejo sobre cómo se ha producido ese contacto con las máquinas.

No desde el temor, ni desde la moraleja. Lo que hace que la experiencia sea mucho más poderosa.

Hay algo más que la reflexión artística se permite, incluso en una primera muestra individual de Andrade, que partió como su trabajo de titulación para ser licenciado en artes contemporáneas por la Universidad San Francisco de Quito.

Obras y piezas que se pensaron desde 2018 -con un primer objetivo que se canceló- y que mantuvieron un sentido claro de lo que buscaban, como el artista lo cuenta:

Trabajar con algoritmos y borrar al artista

No tomó mucho tiempo llegar a un buen puerto.

En realidad, Singularidad funciona porque la idea que lo mueve no solo es consistente, también impacta.

La impresión que queda es que se trata de dar un paso al costado, que el artista se borre, justamente para hacer referencia a cómo en ese “enfrentamiento” con lo virtual, también hay algo que queda afuera.

ANTGAN – Explorations (2019) es la obra que aparece al inicio. Siete imágenes que cruzan varias ideas. Desde el uso de la misma tecnología para que algoritmos armen una especie de collage, hasta los textos que las acompañan, con base en las tres leyes de la robótica de Isaac Asimov.

Aquellas que el gran escritor creó para que las máquinas no terminaran por atacar a la humanidad. Y que terminan siendo los nombres de cada “cuadro”.

Paradoja, sí. Tensión, también.

Juegos de video, NPC y una posición de autoridad

El resto de Singularidad -muestra que fue curada por Byron Toledo- se mueve por un sendero que entra en contacto con juegos para PC -con la posibilidad de dispararle a un Non Player Character (NPC)- y con la distancia anímica que se produce como mecanismo de acción.

Algo especialmente visible en la obra Respawn.

La idea continúa con imágenes de otros seres o sus avatares, en videos que salen de juego o capturas de Google Street View.

Andrade insiste que no se trata de una posición moralista. Y tiene razón.

No se trata de lo que está mal, se trata de lo que las obras producen en quienes las miran.

Sobre esto, la experiencia trabajando con un curador y el sentido profundo del nombre de la muestra, Nicolás Andrade conversó con PRIMICIAS.

  • Punto de origen

    ¿A qué responde un título como Singularidad?

  • Apretar el gatillo

    Respawn no deja de lado la reflexión sobre cómo se deshumaniza la relación con los otros…

  • Otra mirada

    ¿Cómo fue ese trabajo, por primera vez, con alguien que le diera forma a la muestra?

Singularidad fue inaugurada el 30 de septiembre de 2020. Se puede hacer el recorrido de la muestra ingresando a la plataforma de Q Galería, o haciendo clic aquí.

Noticias relacionadas

      Ícono lo más leídoLo más leído