Spike Lee viaja a Vietnam y ofrece una de sus mejores películas

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

12 Jun 2020 - 0:05

La nueva y potente película de Spike Lee se puede ver a través de Netflix. - Foto: Diego Corrales, PRIMICIAS

Spike Lee viaja a Vietnam y ofrece una de sus mejores películas

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

12 Jun 2020 - 0:05

El director afroamericano nunca dejará de ser políticamente activo y demuestra que eso no es impedimento para hacer cine de calidad.

Incluso cuando Spike Lee quiere entretener, hay un gesto político en su trabajo como director. Es su sello, es lo que se espera de él.

Así sea detener a un grupo de criminales que está robando un banco para desenmascarar a un empresario filonazi o para hacer un remake innecesario de la gran obra de Park Chan-wook, Lee coloca sus ideas en imagen y sonido.

A veces le sale mejor que otras.

En Da 5 Bloods el resultado es impecable, tanto por la historia que cuenta -que parece ser una cosa y, de un momento a otro, se convierte en algo más- como por la forma que Lee escoge para ofrecer el relato.

Cuatro amigos en sus 60 años regresan a Vietnam. Son Otis, Melvin, Eddie y el impresionante Delroy Lindo haciendo de Paul, fanático y defensor de Trump. Los cuatro son afroamericanos. Estuvieron en la guerra.

Perdieron al quinto miembro del grupo. Un Chadwick Boseman que murió durante la guerra de Vietnam y ellos están resueltos a encontrar sus restos.

Hacer un tributo, pasar a otro terreno.

Pero, Lee tiene preparada la sorpresa. Porque Da 5 Bloods no es una película para cerrar heridas o recuperar el pasado para seguir adelante. La herida que se hace manifiesta en la película sigue, seguirá y no hay forma de cerrarla.

Eso es político.

Romper el molde en una película

En algún punto de sus películas, Spike Lee rompe la forma en que muestra todo para dar una escena, un movimiento de cámara o un segundo para revitalizar todo lo demás.

Aquí sucede algo así, pero con mucha más fuerza.

Las decisiones de Lee van por incluir flashbacks con un giro interesante -los personajes en la actualidad del filme se enfrentan de golpe al pasado- y por hacer un monólogo brutal en plano secuencia.

Gestos que funcionan porque no hay solo bondad en el gesto de los cuatro: van por un tesoro que enterraron y que quieren recuperar para ellos, violentando el deseo del quinto miembro del equipo, que ya está muerto.

Conflictos familiares, guerra, los rezagos del conflicto, el imperialismo, la destrucción y lo innecesario de la batalla. Hay paradojas y violencia en Da 5 Bloods.

Y sí, el componente de violencia racial, que no solo es constante en la filmografía de Spike Lee, sino que ahora -por las circunstancias mundiales- adquiere un valor adicional, un golpe más.

Spike Lee ha hecho una de sus mejores películas. Y se la puede ver por Netflix.

Da 5 Bloods

Dir: Spike Lee

Guion: Danny Bilson, Paul De Meo, Spike Lee y Kevin Willmott

Elenco: Delroy Liundo, Jonathan Majors, Clarke Peters, Norm Lewis, Mélanie Thierry, Jean Reno, Chadwick Boseman

Netflix, 2020

Otras recomendaciones

El dolor de crecer

“Moonlight”, de Barry Jenkins

A24, 2016

La vida de Chiron Harris, desde la niñez a la adultez inmediata. Tres momentos claros con tres actores que interpretan al mismo personaje, son dinámicas particulares en cada momento de su vida. Con una carga emocional muy fuerte, sobre todo, porque Moonlight es un repaso por la realidad de un hombre afro y gay, en medio de un terreno de violencia y pocas oportunidades. Filme mágico, como pocos. Con un final que hace creer que los cierres felices son siempre necesarios y discretos.

Historia de un secuestro

“12 years a slave”, de Steve McQueen

Fox Searchlight Pictures, 2013

Basada en las memorias de Salomon Nortup, la película cuenta cómo este ciudadano afro libre es secuestrado en 1841 y llevado como esclavo a una vida de terror, de absoluto terror. Violencia, golpes, intentos de ahorcamiento en el camino. Lo que consigue Steve McQueen como director no es tanto un relato sobre la crueldad, sino sobre cómo se mueve un sistema inmoral que es también ilegal. Al final, hay libertad -no es spoiler, ya que el propio protagonista es quien cuenta su historia real- y una forma de sosiego en los últimos minutos del metraje.

Noticias relacionadas