Tensiones entre acordes: los líos internos de las grandes bandas

Cultura

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

5 Feb - 0:05

Noel y Liam Gallagher en una mejor época: 1997. Sesión para el disco "Be Here now", de Oasis. - Foto: Oasis.com / Jill Furmanovsky

Tensiones entre acordes: los líos internos de las grandes bandas

Autor:

Eduardo Varas

Actualizada:

5 Feb - 0:05

Oasis, The Beach Boys, Aerosmith y otros grupos tienen algo en común: un enorme éxito acompañado de broncas entre sus integrantes. Aquí algunas de estas historias.

Dos hermanos que integraban la banda más grande en su momento y que se pelearon a muerte. Dos primos, uno de ellos un genio, que tienen reparos sobre las decisiones de ese clásico grupo que integran.

Músicos con más de 40 años juntos que le piden a su baterista de siempre que haga una audición para ver si sigue tocando con ellos.

Esto no es nada…

Músicos separados y despedidos sin explicación. Amigos de años que son abandonados por problemas de salud o por situaciones que se pueden resolver de manera sencilla.

Historias de este tipo hay muchas.

Desde el final de The Beatles, que tuvo a Paul McCartney enfrentado legalmente a Ringo Starr, John Lennon y George Harrison; el despido de Michael Anthony como bajista de Van Halen; el retiro de Richard Wright de Pink Floyd, porque Roger Waters lo consideró, de golpe, un músico inferior, luego de más de 10 años juntos.

O esas broncas interminables entre Ray y Dave Davies, los hermanos que hicieron The Kinks en los 60, y que involucran golpes en shows, luchas creativas y rupturas constantes del grupo.

Aquí, una lista de otros casos en los que más han pesado los conflictos que la posibilidad de hacer música.

Brian Wilson y Mike Love enfrentados por un legado

Brian Wilson y Mike Love en el estudio de grabación, en 1966.

Brian Wilson y Mike Love en el estudio de grabación, en 1966. Rather Rare Records

No resulta novedosa la relación tirante entre Brian Wilson y su primo Mike Love, dos de los miembros fundadores de The Beach Boys, en 1961.

Es más, en cualquier biografía o nota de prensa sobre cómo le iba al grupo -y particularmente a Wilson- a mediados de los sesenta, deja en claro que entre él y Love había un conflicto que no era fácil de resolver.

¿La razón? La explosión creativa de Wilson, quien como compositor y fuerza motora del grupo decidió abandonar las giras y concentrarse en crear nuevas canciones, mientras sus hermanos Carl y Dennis, junto a Al Jardine, Bruce Johnston y el propio Love, salían a dar conciertos.

A Mike Love no le gustaba la idea de que su primo creara música extraña para la época, que pusiera en riesgo la fórmula exitosa de los Beach Boys: canciones inocentes, sobre surfear y amor, que a todo el mundo gustaba.

Para Love, Wilson iba a matar la gallina de los huevos de oro.

La presión fue imposible de soportar para Wilson, quien tuvo una crisis nerviosa que lo llevó a vivir en reclusión durante varios años.

El tiempo le daría la razón a Wilson. Su trabajo en discos como Pet Sounds y en temas como Good Vibrations son la prueba de que su genio musical necesitaba solo explotar.

Para 2020, parece que nada ha cambiado. El pasado 3 de febrero, Brian Wilson hizo pública su reclamo de que la versión de los Beach Boys con la que Love hace conciertos dará un show en la Convención del Safari Club International, en Reno, estado de Nevada.

Esta organización celebra cacería de animales como trofeo y en su convención anual han anunciado a Donald Trump Jr como orador principal y a The Beach Boys como músicos estelares.

Wilson no está de acuerdo en que la banda se asocie con estos eventos, pero no puede hacer nada para detenerla, por un arreglo legal entre los miembros sobrevivientes de la banda.

Wilson escribe: “Esta organización apoya la cacería animal de trofeos, algo que tanto Al (Jardine) y yo nos oponemos enfáticamente”.

Desde luego, no hay nada que Wilson pueda hacer para impedir la presentación. Sin embargo, le pidió a sus fanáticos que firmen una petición para presionar a que se acabe el apoyo a este tipo de cacerías.

Noel versus Liam: el hermano mayor no quiere saber nada de Oasis

París, 28 agosto de 2009. En un festival de música se esperaba la salida de Oasis, pero no sucedía. Uno de los organizadores salió a decir que debido a una pelea interna de la banda, el show se suspendía.

El grupo ya no existe“, dijo por el micrófono.

Ese mismo día, Noel Gallagher, compositor principal y guitarrista del grupo, lanzó un comunicado:

Con mucha tristeza y alivio comunico que he dejado a Oasis esta noche (…) Le gente podrá escribir lo que quiera, pero yo no puedo seguir trabajando con (hermano) Liam un día más. Le pido disculpas a toda la gente que compró entradas para los shows en París, Constanza y Milán”.

Eso fue todo.

Siempre dio la impresión de que los hermanos Noel y Liam Gallagher iban a explotar. Y eso pasó en el “backstage” de aquel festival fue lo que se necesitó para que el hermano mayor se fuera del grupo y no quisiera regresar para nada.

Se supone que hubo golpes, un enfrentamiento físico violento.

Esta separación se ha mantenido con el tiempo. En los 11 años de que el grupo no ha lanzado nada, ni ha estado junto en un escenario. Han habido cruce de palabras a través de entrevistas y redes sociales y anuncios sobre una posible reunión.

Pero nada.

Liam Gallagher -quien ha conseguido manejar en los últimos dos años una carrera solista interesante- es el más abierto de los hermanos a que el grupo se reúna.

Este 3 de febrero llegó a publicar en su cuenta de Twitter que Noel ha llegado a rechazar una oferta de casi USD 130 millones para que Oasis vuelva a tocar.

Y claro, llamó a su hermano “espíritu codicioso”.

Noel ha sido muy claro en que no quiere saber nada sobre Oasis y quizás esa sea la medida de esto. En un artículo que escribió para revista Wired, en junio del 2019, no pudo ser más directo:

“Si alguien quiere escuchar las viejas canciones de Oasis, estas son tocadas por un tipo gordo que usa abrigos anorak (en alusión a Liam). Ya saben, usa shorts también. Así que pueden ir a ver eso. No tengo deseo para nada de involucrarme de vuelta con Oasis“.

Darle una patada al baterista: el caso de Aerosmith

Joe Perry, Steven Tyler, Joey Kramer, Brad Whitford y Tom Hamilton el pasado 24 de enero, cuando recibieron el premio de

Joe Perry, Steven Tyler, Joey Kramer, Brad Whitford y Tom Hamilton el pasado 24 de enero, cuando recibieron el premio de “Persona del año”, por la organización Music Cares. USA Today

El portal TMZ publicó el 22 de enero de 2020 un video que se puede catalogar de lamentable y duro de ver. Joey Kramer, el baterista de toda la vida de Aerosmith trataba de ingresar a la sala de ensayo en Los Angeles donde estaba el grupo preparándose para su presentación en los Grammys, que se celebraron el 26 de enero pasado.

Kramer se encargó siempre de la batería de Aerosmith, desde su formación en 1970, en Boston.

En el video, un guardia de seguridad le dice que los otros cuatro integrantes le prohíben su ingreso. Le pide disculpas por decirle eso. Kramer entiende y responde que sabe que está haciendo su trabajo.

Hay malestar en su cara.

En abril de 2019, Kramer sufrió un accidente -nunca fue aclarado de qué tipo- y eso le significó una para de varios meses y su ausencia en varias fechas de la banda en vivo.

En 2020, con la cercanía de la presentación en los Grammys y la recepción del premio Persona del año, de la organización Music Cares -que se dieron el mismo fin de semana-, el grupo decidió tocar sin él.

Y ante su insistencia, en diciembre pasado le dijeron que se presentara a un ensayo y que hiciera una audición para saber si estaba recuperado.

Kramer no toleró esto. Lo que desembocó en una demanda por ruptura de contrato en contra de la banda. Sin embargo, el 23 de enero, una corte de Massachusetts le dio la razón al grupo. Legalmente, Kramer no pudo tocar con Aerosmith.

Eso sí, apareció con la banda durante la recepción del reconocimiento por parte de Music Cares. Pero cuando era el momento de tocar en vivo, el baterista se bajó del escenario.

“Te amamos, hombre”, dijo el vocalista Steven Tyler, en referencia a Kramer, mientras agradecía a todo el mundo.

Para muchos fanáticos esto fue un duro golpe, ya que algo que pudo resolverse de manera sencilla fue llevado a niveles absurdos. Sobre todo si se toma en cuenta que este 2020 el grupo tendrá 50 años de haberse formado.

La lucha por los derechos, capítulo Soundgarden: banda versus viuda

Soundgarden, a inicios de los 90, cuando la alineación de la banda se estabilizó, con Kim Thayil, Ben Shepherd, Chris Cornell y Matt Cameron.

Soundgarden, a inicios de los 90, cuando la alineación de la banda se estabilizó, con Kim Thayil, Ben Shepherd, Chris Cornell y Matt Cameron. Revista Soy Rock

Cronología necesaria: el 18 de mayo de 2017 moría Chris Cornell, el líder, voz y espíritu de Soundgarden, en lo que se definió legalmente como suicidio.

El grupo dejó de existir de inmediato. Estaban en plena gira y todo acabó de golpe. Pero luego del dolor y malestar, llegó la molestia.

Durante los primeros meses de 2017 la banda dio entrevistas en las que hacía referencia a que tenían listas al menos seis canciones y ya hablaban de un nuevo disco, continuación de King Animal, de 2013.

Con la ausencia de Cornell, todo esto quedó de lado.

Hasta que el 9 de diciembre de 2019, Vicky Cornell, viuda del cantante, demandó al resto de integrantes -Ben Shepherd, Matt Cameron y Kim Thayil- por pago de regalías y la propiedad de las canciones en las que estaba trabajando Soundgarden, aduciendo que fueron compuestas por su esposo.

La respuesta del grupo llegó el 4 de febrero de 2020 en forma de una contrademanda. El resto de Soundgarden asegura que las siete canciones que existen -las únicas grabaciones que hay están en poder de Cornell- son resultado de un trabajo colaborativo y, en algunos casos, pertenecen a sesiones de grabación de hace 10 años.

Thayil, Shepherd y Cameron quieren tener acceso a esas grabaciones ya que, como reza el documento legal que presentaron en una corte en Florida:

Ellos quieren confirmar la creencia de que hay suficiente material grabado para un último disco de estudio de Soundgarden. Un proyecto que los miembros sobrevivientes asumen que le deben a Cornell, al legado de la banda y a los fans”.

En la demanda, incluso los músicos relatan que no fueron avisados de la muerte de Cornell y que se enteraron por las notificaciones que vieron en redes sociales.

Debieron parar los buses de la gira, en medio de la nada, para juntarse y llorar por la pérdida.

Algo que bajo cualquier criterio es lamentable.

Noticias relacionadas