Charly García llega a los 70 años luego de visitar todos los círculos del infierno

El Chat

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

23 Oct 2021 - 0:03

Charly García nació el 23 de octubre de 1951. Este sábado, toda la nación argentina se levanta para cantarle: 'cumpleaños feliz'. - Foto: EFE

Charly García llega a los 70 años luego de visitar todos los círculos del infierno

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

23 Oct 2021 - 0:03

Más de 100 artistas en Argentina se juntarán para celebrar el cumpleaños del ídolo. Los recitales serán transmitidos por YouTube, Facebook y la plataforma argentina Latir.

Si hay un padre del rock en Argentina ese es Charly García, quien llega a sus 70 años después de haber visitado todos los círculos del infierno: drogas, depresión, crisis de ansiedad, fama y gloria, además de un confuso salto al vacío desde un noveno piso.

Este sábado 23 de octubre, más de un centenar de artistas se juntan en el Centro Cultural Kirchner para cantarle al cumpleañero. La cosa promete, pues en todo el país los municipios se están manifestando para celebrarlo. Y se transmitirán en vivo.

Algo así como una fiesta patria llamada Carlos Alberto García.

¿Qué pasa al mezclar música clásica, rock, blues, tango y el genio de Charly? Pues se producen los mejores álbumes y bandas que haya dado Argentina.

En este video García hace una de sus mejores piezas: Influencia, en una refinada versión acústica. Se puede apreciar sus dedos haciendo magia sobre el piano y sentir la fragilidad de su voz, el temblor de su alma porteña.

Yo no voy a correr, yo no voy a correr ni a escapar, de mi destino, yo no pienso en peligro.

Debo confiar en mí. Pero es muy difícil ver, si algo controla mi ser.

Una parte de mí dice: ¡stop! Fuiste muy lejos.

Trato de resistir y al final no es un problema: ¡qué placer esta pena!

Todas las letras de las canciones de Charly, Demoliendo hoteles, Pasajera en trance, Estoy verde, son viajes al interior de su infierno.

Su leyenda empieza desde su infancia: “¿Cómo puede ser que un chico de tres años pudiera tocar cualquier cosa en el piano? Charly fue una cosa especial; hago mal en decirlo, pero era así”, confesó Carmen Moreno, la madre del niño Carlitos García.

El nene con apenas tres años se la pasaba oyendo y tocando Chopin y a Mozart y los ejecutaba en su pequeño piano de juguete. A los cinco años comenzó a estudiar música clásica en el Conservatorio Thibaud Piazzini de Buenos Aires y a los 12 ya era profesor de piano, con oído absoluto.

Charly García con apenas 7 años de edad, en una audición en el Conservatorio Thibaud Piazzini.

Charly García con apenas 7 años de edad, en una audición en el Conservatorio Thibaud Piazzini. Internet

El genio de Charly, en su propio país, tuvo que lidiar con situaciones, entrevistas y personajes molestos. Aquí una de ellas, cuando el conductor de televisión Jorge Lanata irrespeta al artista, lo desconoce como tal, y Charly lo pone en su sitio con sutil ironía:

Mezcla de música sinfónica, rock and roll y performance provocador, su concierto en Viña del Mar en 2003 es la quintaesencia de un sonido directo de alto voltaje, uno de sus mejores recitales.

Este show es recordado por la presencia de un García mesurado y concentrado con cada una de sus ejecuciones. Y además es muy especial pues aparece en escena, en su mejor momento musical, la guitarrista argentina María Gabriela Epumer.

“Hay un boludo que piensa que estoy loco y un loco que piensa que estoy bien. Hay alguien, alguien que me quiere ver. Estoy dileando con un alma que no puedo entender”, canta Charly, quien entra a escena en una silla de ruedas, llevando un tuxedo y el rostro platinado:

‘Serú Giraán’, ‘La máquina de hacer pájaros’, ‘PorSuiGieco’, fueron algunas de las agrupaciones de García. En tanto que su obra recopila: 29 álbumes de estudio, 17 álbumes en directo, 11 álbumes de video, 2 películas musicales, 4 bandas sonoras, 1 EP y 1 libro.

¡Feliz cumpleaños, genio!

Noticias relacionadas
Gracias, no bailo, hoy vine a comer

El Chat

Gracias, no bailo, hoy vine a comer

En nuestros restaurantes se puede hablar, pero a gritos. No deja de sorprenderme la naturalidad con la que afrontamos el estruendo de la música.