Dime cuánto me haces reír y te diré qué tan enamorados estamos

El Chat

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

30 Sep 2021 - 0:05

Escena de pareja de la película 'Días de verano'. - Foto: INTERNET

Dime cuánto me haces reír y te diré qué tan enamorados estamos

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

30 Sep 2021 - 0:05

Los usuarios de redes sociales han encontrado la clave para que el amor no se agote: inyectarle, como vacuna contra el aburrimiento, dosis diarias de humor.

El sentido del humor salta en las conversaciones en redes sociales como la clave para mantener relación amorosa más o menos funcional en la ‘nueva normalidad’.

Lo dice en un trino Walter Riso, experto en relaciones sentimentales: reír en pareja es tan poderoso como el mismísimo Kama Sutra.

La risa y el humor liberan endorfinas, que son aquellas pequeñas proteínas que estimulan las zonas del cerebro donde se generan las emociones placenteras y que, además, contribuyen a mantener sanos nuestros vasos sanguíneos.

Estresados y ansiosos, así estamos en los últimos tiempos. Pero si no tienen pareja no se preocupen, uno siempre puede reír a solas y reírse de sí mismo.

Aquí los ocho beneficios de una buena carcajada, que nos trae el youtuber Supercurioso:

La pregunta del millón: ¿Cuál es el ABC del amor? Las redes conocen muy bien la fórmula y el secreto es sencillísimo:

Y no faltan los memes en plan felino sobre esa ecuación humor+amor:

Claro que hay internautas muy exigentes en sus primeras citas, como Leo, que pide ‘lista de cachos’ o chistes:

Dejen de morder limones en esta vida, nos dicen las redes con sus memes. Y busquemos ese lado carismático y de humor negro que tiene cada pareja.

Lo prueba esta pareja, la risa puede estar presente desde el primer día: la novia que no puede parar de reír antes de darle el sí a su futuro ‘peor es nada’.

En esta escena de la película Lost in translation (de Sofia Coppola) vemos como dos extraños hacen conexión, precisamente, a través de un humor muy particular: los llamados chistes internos, la prueba infalible de que dos ya hicieron clic.

Y entonces aparecen las cosquillas agridulces del romance. Suena de fondo la música de ‘Phoenix’ en pleno Tokio. Hasta la próxima.

Noticias relacionadas