La reina Isabel II sigue tan jovial como siempre, pero le quitan los martinis

El Chat

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

21 Oct 2021 - 0:05

La reina Isabel II declinó el premio a "Anciana del año" con firmeza. - Foto: Instagram

La reina Isabel II sigue tan jovial como siempre, pero le quitan los martinis

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

21 Oct 2021 - 8:28

La reina Isabel II canta, bebe y baila derrochando vitalidad y aristocracia. Una revista quiso designarla como la ‘Anciana del año’, pero ella les dio un elegante ‘palmo de narices’.

Qué tal que ahora hay revistas que le dan a uno el infame galardón de ‘Anciano o Anciana del año’. Pues sí. La revista The Oldie quiso conferirle tal título a la Reina Isabel II, pero ella lo rechazó con elegancia, porque es demasiado joven.

A sus 95 primaveras la Reina dijo en una carta que “eres tan viejo como te sientes”, provocando remolinos en las redes sociales.

Y como El Chat tiene los ojos y los oídos puestos en el Palacio de Buckingham, traemos a colación esta última información de María Alejandra Requena, quien advierte que los médicos de Su Majestad le han dicho que se lo tome con calma y que cancele uno de sus múltiples viajes:

Confiamos en la salud de la Reina, que siempre ha dado muestras de valor y templanza ante las adversidades y avatares cotidianos, como la muerte de su esposo, Felipe de Edimburgo, acaecida este año, el 9 de abril.

¿Cómo se mantiene así? ¿De dónde saca arrestos para vestirse de colores cada vez más subidos? ¿Cómo enfrenta las crisis producidas por su hijo favorito, el príncipe Andrés, y por Harry, su adorado nieto?

Gracias a las infidencias de Margaret Rhodes, sabemos que la reina Isabel toma cada día antes de comer un cóctel de ginebra y dubonnet, con una rodaja de limón y mucho hielo.

En tanto que durante la comida le apetece el vino y por la noche pide un Martini seco o una copita de champán.

¿Esa será su fuente de juventud?

Empinar el codo con estilo

Sabemos que la Reina Madre, mamá de la reina Isabel II, vivió hasta los 101 años y que antes de almuerzo también bebía un vaso largo de ginebra con dubonnet.

Luego la Reina Madre tomaba su almuerzo con vino y por las noches se reunía frente al televisor, junto con sus colaboradores más cercanos, y bebía con ellos una botella de champán, mientras disfrutaba de su comedia favorita ‘Fawlty Towers’.

La usuaria llamada Liza Piccini se suma al ‘equipo’ de la Reina Isabel II y al de la Reina Madre.

Aunque los médicos permanecen del otro lado de la orilla y le han ordenado que deje de beber martinis por las noches.

En julio de 2020, el Palacio de Buckingham lanzó su primera marca de ginebra llamada: ‘Royal Collection Trust’.

Se trata de una bebida elaborada con 12 ingredientes botánicos que incluyen verbena, limón, bayas de espino, laurel y hojas de morera, todas plantas provenientes del jardín del Palacio de Buckingham.

Un personaje

Isabel II del Reino Unido nació en Londres el 21 de abril de 1926 y ha concitado la atención mundial por su carisma, elegancia e intelecto. Su nombre completo es Elizabeth Alexandra Mary.

Aficionada a los perros de raza Corgi, ha tenido en su vida más de 30 ejemplares y todos han sido descendientes de Susan, la perra que le regalaron cuando cumplió 18 años.

Su impronta en la cultura popular es notoria. Ha aparecido como personaje de ficción en ‘Los Simpson’ y en películas como ‘El discurso del rey‘ o ‘Austin Powers’.

Es la figura central de la exitosa serie de Netflix ‘The Crown’ y hasta los reyes del punk, los Sex Pistols, le cantaron ‘God save the queen’, a su manera.

La voz de la reina ha llegado a la luna a través de un mensaje que envió a la misión Apolo XI. Tiene 1,63 metros de estatura, sabe bailar el twist y el jitterbug y es fanática de la película Yellow Submarine, de The Beatles.

Por esta razón, en honor a Su Majestad, les dedicamos esta canción muy a tono con el paso de los abriles en nuestras vidas. Qué canten los cuatro de Liverpool:

Noticias relacionadas
Gracias, no bailo, hoy vine a comer

El Chat

Gracias, no bailo, hoy vine a comer

En nuestros restaurantes se puede hablar, pero a gritos. No deja de sorprenderme la naturalidad con la que afrontamos el estruendo de la música.