Las tragedias y maldiciones de ‘Fitzcarraldo’

El Chat

Autor:

Fátima Cárdenas

Actualizada:

30 Sep 2022 - 5:20

Tragedias y Maldiciones de Fitzcarraldo - Foto: Actores durante la filmación de Fitzcarraldo, en 1982.

Las tragedias y maldiciones de ‘Fitzcarraldo’

Autor:

Fátima Cárdenas

Actualizada:

30 Sep 2022 - 13:45

‘Fitzcarraldo’ cumple 50 años y es considerada una de las mejores películas alemanas de todos los tiempos. Filmarla fue una odisea.

Esta nota está basada en el artículo Werner Herzog no sabe sonreír, de Pedro Casusol / Relatto publicado en la revista Mundo Diners de octubre 2022.

‘Fitzcarraldo’ data de 1982.  Se convirtió en una de las mejores películas alemanas de todos los tiempos. Además, las tragedias y maldiciones de su rodaje la convirtieron en todo un fenómeno que cosechó varios premios y nominaciones, entre ellos:

  • 1982: Festival de Cannes: Mejor director
  • 1982: Globos de Oro: nominada a Mejor película extranjera
  • 1982: Premios BAFTA: Nominada a Mejor película en habla no inglesa
  • 1981: Premios del cine Alemán: segunda Mejor película

Pero filmarla fue toda una odisea, empezando por la idea de su guion. El personaje de Fitzcarraldo nació de una conversación entre el empresario José Koechlin y el director de cine Werner Herzog.

“Tienes que volver a Perú. Tienes que hacer otra película”, le dijo Koechlin a su paso por Múnich.

Él y Herzog habían entablado amistad mientras Herzog filmaba ‘Aguirre, la ira de Dios’. En esa producción, Koechlin invirtió USD 50.000 para que el filme se terminara de rodar.

Primera tragedia: faltaba una  historia

Ante la insistencia de Koechlin, Herzog le respondió que no podía volver a filmar otra película a Perú porque no tenía historia. 

Entonces Koechlin le contó un hecho real. Resulta que le habló de Carlos Fermín Fitzcarrald, un cauchero que amasó una fortuna explotando la selva y sometiendo a los indios nativos en sus empresas más desquiciadas.

De hecho, Fitzcarrald quería crear una ruta del caucho que uniera los departamentos de Loreto y Madre de Dios. 

Su fin era aprovechar ese gran sector que estaba en peligro por los caucheros bolivianos y brasileños.

En junio de 1894, el llamado ‘rey del caucho’ partió al istmo entre los ríos Purús y Ucayali.

Una vez ahí, hizo desarmar su nave, de aproximadamente 30 toneladas, en quince partes distintas. Luego hizo que la remolcaran un millar de indios nativos y más de 100 caucheros blancos para volverla a armar en la otra orilla.

Esta historia de desafío a las leyes de la naturaleza fue lo que llevó a Herzog de regreso a Perú para vivir las tragedias y maldiciones de ‘Fitzcarraldo’.

Maldiciones de ‘Fitzcarraldo’

Pocas películas han tenido tantos problemas durante su rodaje.

El equipo de producción se enfrentó al agreste clima de la selva, el conflicto armado de Perú con Ecuador y el ataque de la comunidad awajún, que inicialmente trabajaría en el filme, pero que terminó quemando el campamento.

Para colmo, Jason Robards, el actor que interpretaría a Fitzcarraldo, aprovechó los meses de vacaciones para renunciar.

El siguiente ‘Fitzcarraldo’ sería  Mick Jagger, el Rolling Stone, pero tampoco se concretó porque Jagger debía grabar un nuevo disco y tenía una gira pendiente.  

La cereza de este capítulo de tragedias y maldiciones es que todos renunciaron, excepto Claudia Cardinale, Miguel Ángel Fuentes y José Lewgoy. Al parecer, nadie creía mucho en el proyecto.

Aquí no terminan las tragedias de Fitzcarraldo, lea el artículo completo en Mundo Diners.

Noticias relacionadas