En Twitter no solo hay polémica, sino también apoyo a los emprendedores

El Chat

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

19 Nov 2021 - 0:03

La feria se realizará en la Diego de Almagro y Santa María, el 20 y 21 de noviembre, de 10:00 a 18:00. - Foto: Twitter

En Twitter no solo hay polémica, sino también apoyo a los emprendedores

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

19 Nov 2021 - 0:03

Los tuiteros se juntan para trabajar en la pospandemia y mover la economía de empresas emergentes. El fin de semana venderán productos artesanales en Quito.

Jamás Jack Dorsey, el creador de Twitter, hubiera imaginado que su red social además de provocar encendidos debates, propiciaría una feria de emprendedores tuiteros en Quito.

Con el hashtag #FeriaTuiteraDeEmprendimientos, este evento se viralizó en redes sociales y puso de manifiesto que en economía, la unión de trinos hacen la fuerza.

Concebida como una feria de startups (empresas emergentes), la feria tiene un requisito esencial: la constituyen tuiteros, gente que se la ha pasado años trinando sobre debates de índole social, político, cultural o económico.

Ahora ellos, con diversas marcas y productos artesanales, en tiempos de pospandemia se juntarán en la Diego de Almagro y Santa María, el 20 y 21 de noviembre, de 10:00 a 18:00.

Bebidas naturales probióticas a base de guayusa, ceviches, libros, pañales ecológicos, conservas, cerveza artesanal, jamones y bocadillos, posters y tarjetas, verduras orgánicas, rascadores para gatos, artesanías, fotografías y otros objetos y talentos estarán presentes en la feria, como lo anuncian los internautas:

En una feria, no puede faltar un buen ceviche de pulpo, de pescado o camarón, con el sabor de la ‘quiteña mona’:

¿Ha probado usted vino de ovo? Pues habrá que ir a la feria para catarlo:

Gabriela Fraga, una de las tuiteras participantes de esta feria, habló con El Chat y nos contó cómo surge esta iniciativa y extendió una invitación a toda la comunidad. Buen fin de semana.

Noticias relacionadas
Gracias, no bailo, hoy vine a comer

El Chat

Gracias, no bailo, hoy vine a comer

En nuestros restaurantes se puede hablar, pero a gritos. No deja de sorprenderme la naturalidad con la que afrontamos el estruendo de la música.