Lunes, 24 de junio de 2024

La Cámara Ecuatoriana del Libro busca modernizarse

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

11 Sep 2023 - 14:00

Fabían Luzuriaga, nuevo presidente de la Cámara Ecuatoriana del Libro, tiene ejes innovadores para la entidad.

Fabián Luzuriaga fue elegido presidente de la Cámara Ecuatoriana del Libro en junio pasado.

Autor: Redacción Primicias

Actualizada:

11 Sep 2023 - 14:00

Fabián Luzuriaga fue elegido presidente de la Cámara Ecuatoriana del Libro en junio pasado. - Foto: Cortesía CEL

Fabían Luzuriaga, nuevo presidente de la Cámara Ecuatoriana del Libro, tiene ejes innovadores para la entidad.

“Una transformación positiva” es lo que busca lograr el nuevo presidente de la Cámara Ecuatoriana del LIbro (CEL), Fabían Luzuriaga, en esta entidad.

Propuestas

En una entrevista con Primicias, explicó que una de las falencias de la cámara, a su parecer, era una especie de estancamiento.

Propuso, entonces, ejes para lograr cambios positivos, que son:

  • Seguridad, en lo que tiene que ver con derecho de autor y propiedad intelectual
  • Modernización de los canales de comunicación
  • Ferias y socialización de la lectura
  • 'Coworking' para los socios de la cámara
  • Capacitaciones para todo el ecosistema editorial
Luzuriaga y con Sr. Hiroshi Kawamura, de la organización Japonesa para el desarrollo de tecnologías asistidas, ATDO.

Luzuriaga y con Sr. Hiroshi Kawamura, de la organización Japonesa para el desarrollo de tecnologías asistidas, ATDO. Cortesía CEL.

Seguridad

En este punto, Luzuriaga indica que uno de los objetivos es combatir la piratería digital.

Para ello, han hecho un convenio con la Cámara del Libro de Colombia, en la que se ha desarrollado un software que permite dar de baja publicaciones piratas en diferentes portales web.

Entonces, si un autor ecuatoriano encuentra su libro disponible de forma ilegal en un sitio web, podrá denunciarlo a la CEL, y esta se encargará de bajarlo de internet.

Gente que asistió a la Feria Internacional del Libro de Quito 2019.

Gente que asistió a la Feria Internacional del Libro de Quito 2019. Eduardo Varas

Para ello, solo sería necesario el ISBN del libro, código que existe en todas las publicaciones ecuatorianas, detalla.

Para las publicaciones impresas, el control se dificulta, recalca Luzuriaga, pues no existen políticas públicas para realizar controles en las calles o establecimientos por este tipo de actos. 

“Es toda una industria, hay empresas que se dedican a hacer libros piratas y venderlos. Las leyes permiten importar libros no autorizados. No puedes, por ejemplo, llevar a la cárcel a una persona que vende libros pirata en la calle”, explica el también dueño de la 'librería concepto’ The Owl Books and Gifts.

Sobre este tema, cree que debe de darse una cooperación entre entidades gubernamentales, la CEL y el Servicio de Rentas Internas, SRI.

Una nueva comunicación

En estos tiempos digitales, Luzuriaga cree que a la cámara le ha faltado exponer los contenidos de los socios y de casas editoriales, que cada mes tienen una gran variedad de novedades que se pueden aprovechar. 

“Hay mucho contenido que circula, hay lanzamientos, reseñas de las obras, todo esto lo podemos usar para manejar una comunicación más efectiva”, explica. 

Luzuriaga siempre ha trabajado en el mundo editorial, en universidades y en venta de libros. Cree que hay que acercar los libros a las personas. Por eso asegura, que sería mejor hacer varios eventos editoriales al año y no solo una gran feria del Libro.

Su idea es hacer dos o tres encuentros, quizás en centros comerciales, para que la gente tenga un acceso rápido y seguro a los libros, para que “no vean al libro tan lejano”, explica. 

Capacitaciones

La CEL buscará reconstruir el ecosistema editorial: relacionar al escritor con bibliotecarios, empresas editoriales, y demás actores que intervienen en la creación de libros. 

Dentro de este tema, se proponen capacitaciones continuas en temas de tendencia como los 'booktubers', y facilidades e información para las personas que quieran publicar. También, se propone un espacio de 'coworking' para hacer reuniones con socios de trabajo.