Viernes, 24 de mayo de 2024
u

Descubren en Galápagos un bosque de algas gigantes

Autor:

Redacción Primicias / EFE

Actualizada:

17 Dic 2022 - 9:31

Científicos de las Islas Galápagos descubrieron un bosque de algas tipo quelpo, las más gigantes que habitan en las profundidades oceánicas.

Algas gigantes en islas Galápagos

Autor: Redacción Primicias / EFE

Actualizada:

17 Dic 2022 - 9:31

Demostración gráfica de las algas tipo quelpo, halladas en Galápagos, el 2 de diciembre de 2022. - Foto: TW @BugSalome

Científicos de las Islas Galápagos descubrieron un bosque de algas tipo quelpo, las más gigantes que habitan en las profundidades oceánicas.

El hallazgo de las algas gigantes de las islas Galápagos se produjo durante una expedición de investigadores internacionales en el marco del proyecto "Montes submarinos".

Este proyecto científico se realiza entre la Fundación Charles Darwin y el Parque Nacional Galápagos (PNG).

Las algas tipo quelpo son pardas, famosas por alcanzar tamaños muy grandes y que en altas densidades forman bosques marinos que se asemejan a arrecifes de coral o manglares, explicó la Fundación.

Agregó que este tipo de bosques "son muy importantes para el mantenimiento de la biodiversidad marina, ya que ofrecen protección y alimento a muchas especies".

Unas algas únicas 

Como los quelpos son especies de aguas frías, la mayoría se encuentra exclusivamente en regiones templadas o polares, así como en zonas costeras poco profundas por su necesidad permanente de luz.

Sin embargo, "el bosque de quelpos hallado en la Reserva Marina de Galápagos está situado en una región tropical y a más de 50 metros de profundidad".

En 1934 ya se encontró una especie de quelpo tropical llamado "Eisenia galapagensis", el alga más grande registrada en la región insular, pero se le había observado escasamente, por lo que fue declarada "en peligro de extinción".

Pero como todo lo que ocurre en Galápagos es único, esta es la primera vez que se documenta un bosque de quelpos tan extenso y denso en esta zona.

"Es muy diferente de la especie de alga Eisenia galapagensis, ya conocida en esta zona, ya que tiene casi el doble de tamaño", indicó Salomé Buglass, de la Fundación Charles Darwin.

"Podemos pensar que es posible que se trate de una especie diferente y potencialmente nueva para la región", añadió Buglass.

La investigadora remarcó que "encontrar bosques marinos repletos de vida que desconocíamos, a tan sólo 50 metros de profundidad, nos sirve de recordatorio de lo poco que sabemos sobre la biodiversidad marina en zonas profundas".