Con Criterio Liberal
Carta de Madrid: la democracia, la pluralidad y la modernidad
Luis Espinosa Goded

Luis Espinosa Goded

Luis Espinosa Goded es profesor de economía. De ideas liberales, con vocación por enseñar y conocer.

Actualizada:

7 Jun 2021 - 19:00

Hay en Ecuador una cierta polémica porque algunos hemos firmado la Carta de Madrid. Algunos, entre quienes me incluyo.

Lo sorprendente, en mi opinión, es que pueda haber polémica por firmar una carta que en su contenido es una defensa de la democracia, la pluralidad, la justicia, el Estado de Derecho y la libertad.

Animo a todo aquel que lo desee a leerla a hacerlo aquí en este enlace, pues sospecho que prácticamente todos aquellos que la critican lo hacen sin conocer su contenido, se trata apenas una página, ni siquiera supone tanto esfuerzo intelectual leerla antes de rechazarla.

Y este es uno de los problemas más acuciantes de nuestro tiempo: con la venida del postmodernismo los debates públicos dejaron de ser sobre lo objetivo, lo que la carta dice, las ideas en sí, para pasar a serlo sobre lo subjetivo, aquel “desde tu posición” tan usado hoy en día.

Parece que toda la polémica con la Carta de Madrid es la más simple de las falacias, la de asociación: como también la han firmado personas que ciertos reductos de la izquierda que se arrogan la “superioridad moral” rechazan, como el partido español Vox, pues entonces los que firmamos debemos ser condenados al ostracismo.

Yo no sé quiénes son todos los firmantes de la carta ni todo lo que han dicho en sus vidas, ni lo sé ni me importa pues es un llamado a la unidad contra el comunismo y el chavismo en América Latina.

Un bello llamado a la unidad de América Latina, ejemplificado en el neologismo ‘iberosfera’, y la esperanza de un futuro común de prosperidad de las naciones libres y soberanas con herencias compartidas y con un gran potencial.

Y las eternas divisiones de la oposición venezolana han de ser una seria advertencia para preservar este frente común, incluso entre históricos oponentes, como tan generosamente lo ha demostrado Mario Vargas Llosa con Keiko Fujimori en Perú, o la oposición a AMLO unida en México.

Esto es la democracia, que no solo se construye con aquellos con quienes coincidimos, sino que se hace con quienes discrepamos, siempre que admitan las reglas básicas del respeto a la democracia y al Estado de Derecho. Algo que se ve claramente en 2021 en el rechazo a las tiranías de Cuba, de Venezuela o de Nicaragua, como mínimo.

Claro que ahora dicen que Vox es la “extrema derecha” (las faltan adjetivos tras haber desgastado ya fascista o nazi o facha o ultra derecha) y eso justificaría su rechazo. Pero es que es algo que también dijeron del Partido Social Cristiano, de Guillermo Lasso, de Creo, de Bolsonaro, de Angela Merkel, del Partido Popular en España, de Ciudadanos, de Sebastián Piñera, de Mauricio Macri, de Iván Duque, de Donald Trump…

En definitiva, lo han dicho de todo aquel que no es de izquierda y que, por tanto, pretenden estigmatizar para no tener ni que argumentar ni que dialogar. Pero el truco ya está desgastado por tan manido.

Muchos hacen un llamado a “la tolerancia” pidiendo que no se tolere a ciertas personas ni posiciones en el debate público. Hacen un llamado a “evitar los extremismos”, sin entrar a ver si es lo mismo la defensa de la democracia que su ataque.

Hacen un llamado a “la moderación”, como si el comunismo y el chavismo no hubiesen destruido ya demasiadas vidas en América Latina y no fuesen un peligro real para otras muchas.

Bueno, pues muchos nos reivindicamos orgullosamente modernos, no posmodernos, y seguimos defendiendo los debates sobre lo objetivo y no sobre lo subjetivo.

Muchos seguimos reclamando una sociedad plural, donde no haya apestados porque algún grupo se crea con el derecho a estigmatizar y de expulsar del debate público en función de no se sabe qué criterio de ‘pureza’; muchos seguimos declarando la importancia de defender la democracia, la libertad y la pluralidad, los principios declarados en la Carta de Madrid.

Y creo que, precisamente, la virulencia con la que tantos la han atacado demuestra lo necesaria que es.

Yo ya he firmado y ¿usted?

Comentarios
Noticias relacionadas

Firmas

Volver salvaje la tierra

Pido al área de Parques y Jardines del Municipio que considere dejar pequeñas esquinas en cada parque, para ver cómo evolucionan sin intervención.

      REGLAS para comentar 
      0 Comentarios
      Comentarios en línea
      Ver todos