Análisis Económico
El crecimiento se debilita peligrosamente o el tobogán de Moreno
Pablo Samaniego

Pablo Samaniego

Licenciado en Sociología y Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), tiene una maestría en Economía con especialización en Desarrollo y Política Económica de la Flacso (Ecuador), encabezó la Dirección de Investigaciones Económicas del Banco Central del Ecuador.

Actualizada:

10 Jul - 19:11

Desde la posesión del gobierno de Lenin Moreno siempre se habló de una profunda crisis, pero ésta podría materializarse si continúa la desaceleración observada en el último trimestre de 2018 y en el primero de 2019.

Pese a que dentro del ‘Plan Prosperidad’ (Carta de Intención con el FMI) se prevé esta desaceleración, que se reflejará en más desempleo, lo que por definición va contra la prosperidad, se ven más peligros que antes, cuando el discurso se centró en la crisis fiscal.

Variacion anual PIB

Variacion anual PIB 

De hecho, la presión que pudo haber generado el déficit del sector público ha menguado gracias al aumento del precio del petróleo y a la reducción de algo de gasto, pese a que no se han adoptado otras medidas con los tributos directos.

Según lo planeado la inversión privada tomaría la posta frente a la reducción de la inversión pública, pero ello no ha sucedido.

En efecto, la contribución de la inversión al crecimiento es negativa en el primer trimestre de 2019, lo que hace difícil prever una pronta recuperación.

El consumo de los hogares, el factor que más mueve a la economía, aunque sigue contribuyendo de manera importante a la variación del PIB, en el primer trimestre del año creció menos de la mitad que hace 12 meses.

El único elemento destacable es la aceleración de las exportaciones, que se convirtieron en el principal motor del débil crecimiento anual del período analizado, aunque ese positivo desempeño se concentra básicamente en el petróleo y en mucha menor medida en camarón y cacao.

Esta buena noticia con la venta de bienes y servicios al exterior, es eclipsada por la evolución de las importaciones.

Aunque se moderaron en el primer trimestre de 2019, siguen siendo superiores con relación al PIB que las exportaciones.

Se debe notar que por definición la contribución de las importaciones al PIB es negativa, si fuera positiva significaría que están cayendo.

Exportaciones e importaciones

Exportaciones e importaciones 

Como corolario, empiezan a evidenciarse los efectos de este conjunto de movimientos en el sistema financiero, en vista de que el país está dolarizado.

Los depósitos cayeron en mayo USD 252 millones (Multiplica, Reporte Financiero No. 307), por lo que la tasa de variación anual se ubicó en 3,9%.

Si continúan reduciéndose las captaciones, lo más recomendable será que el BCE no acumule reservas más allá de lo que debe respaldar.

Noticias relacionadas