Columnista Invitado
Ecuador, nuestro maravilloso tesoro natural
Christopher (Chris) Campbell

Christopher (Chris) Campbell

Embajador de Su Majestad Británica ante el Gobierno de la República de Ecuador. Inició su carrera diplomática en 1982.

Actualizada:

31 Oct 2021 - 19:03

Desde hace más de un año el Reino Unido está trabajando fuertemente, junto con Italia, en la organización de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, conocida como la COP26.

La COP26, que mi país tiene el honor de presidir, será un punto de inflexión para el futuro del planeta. Es, quizás, nuestra última oportunidad de realizar compromisos ambiciosos, pero completamente necesarios para llegar a las cero emisiones netas a nivel global para el año 2050, y rescatar el principal objetivo del Acuerdo de París.

El desafío es enorme y por eso estoy particularmente agradecido con los líderes que, como el presidente Guillermo Lasso, dirán ‘presente’ en este encuentro, que comienza el 31 de octubre y se extiende hasta el 12 de noviembre, en Glasgow.

El presidente Lasso participará en la Cumbre de Líderes Mundiales, presidida por el Primer Ministro Johnson, que marcará el inicio de la COP26.

Su presencia no solo demuestra que existe ambición y compromiso de su parte y de parte de su gobierno con las metas ambientales globales, sino que además nuestros países gozan de excelentes relaciones bilaterales, fundamentadas en valores comunes, como la transición ecológica, el desarrollo sostenible y el cuidado de la biodiversidad.

De acuerdo con el último reporte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, estamos en medio de “una alerta roja para la humanidad”, pues ya hemos alcanzado los 1,2 °C y si continuamos tal y como estamos, estos efectos empeorarán y se acelerarán.

Esto es lo que hace que la COP26 sea tan crucial. Debe ser el momento en el que todos los países y todos los sectores de la sociedad, incluyendo al sector privado, las ONG y academia asuman su responsabilidad de proteger nuestro planeta y mantener vivo el objetivo de 1,5 °C.

En lo personal, siento un particular compromiso con las circunstancias de esta cumbre. Esta COP26 me encuentra celebrando mi llegada a Ecuador hace un poco más de un año atrás.

Un país que he tenido el honor de recorrer y que me ha acogido desde el corazón de la Amazonía, hasta las prístinas playas de las Islas Galápagos. No tengo dudas sobre por qué Charles Darwin pudo desarrollar su Teoría de la Evolución luego de visitar esta tierra.

Mi esperanza es que las generaciones futuras también puedan disfrutar de maravillosos lugares, como este tesoro natural que es Ecuador.

Y es que Ecuador es un paraíso cubierto por bosques nublados y tropicales, donde la naturaleza es exuberante y la gente está orgullosa de su patrimonio natural.

El aleteo de aves, las flores, las majestuosas montañas cubiertas de nieve: todo en este país nos recuerda la importancia de preservar los tesoros naturales que tenemos. Es por eso que mi país tiene un especial interés de seguir trabajando de la mano con Ecuador en programas de conservación y desarrollo local sostenible, poniendo a las comunidades en el centro de las soluciones.

Desde el centro del mundo, la vida se ve llena de posibilidades y de oportunidades para todos en el planeta. Pues todos hacemos una contribución única.

Mi esperanza es que esta próxima conferencia sea el momento en que el mundo se una para poner a nuestro planeta en un camino nuevo y más sostenible para que las generaciones futuras también puedan disfrutar de maravillosos lugares, como este tesoro natural que es Ecuador.

Las opiniones expresadas por los columnistas de PRIMICIAS en este espacio reflejan el pensamiento de sus autores, pero no nuestra posición.

Comentarios
Noticias relacionadas
REGLAS para comentar 
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos