Columnista Invitado
El #EfectoLasso: entre las anécdotas y las estadísticas
Freddy García

Freddy García

Director de Estudios Económicos y Estadísticos de la firma Inteligencia Empresarial.

Actualizada:

29 Jul 2021 - 19:03

Han pasado casi cuatro meses desde que el Presidente Guillermo Lasso ganó la contienda electoral y el hashtag #EfectoLasso se viralizara en las redes, pero ¿qué tan cierto es el Efecto Lasso?

Hay que diferenciar anécdotas de estadísticas. La historia del tuitero que cuenta cómo puso en marcha su emprendimiento luego del triunfo de Lasso es una anécdota.

Así también lo es el caso de nuestro conocido que consiguió trabajo después de meses de búsqueda. Una anécdota es un hecho aislado que no necesariamente refleja el comportamiento de una persona promedio, en este caso de un empresario o de un trabajador.

Por estadística nos referimos a ese número preciso y representativo de una población, que respalda toda una argumentación.

A veces las cámaras de eco nos hacen creer que las anécdotas son estadísticas. Si estamos rodeados de personas que se sienten representadas por el Presidente, estamos más predispuestos a creer que el Efecto Lasso es real.

Hablemos de un par de estadísticas:

La confianza empresarial. El Banco Central del Ecuador realiza una encuesta todos los meses entre alrededor de 1.000 empresas, y a partir de esta información genera indicadores estadísticos como el Índice de Confianza Empresarial, que mide el optimismo por parte de las empresas.

En mayo este índice alcanzó su punto más alto desde que empezó la pandemia, y en junio alcanzó el máximo histórico, consolidando su recuperación.

No solo los empresarios han recuperado optimismo. También lo han hecho los ciudadanos de a pie. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) encuesta a las cabezas de hogar acerca de como ven el panorama económico tanto a nivel micro (situación del hogar) como macro (situación del país).

En junio, cuando se les preguntó ¿cómo creen que será la situación económica de su hogar dentro de los próximos tres meses?, el 14% respondió “mejor”.

Es un porcentaje bajo. Sin embargo, la tendencia es más interesante. Desde enero a abril esta cifra se mantuvo alrededor de 9%. Recién en mayo empezó a aumentar.

Otra pregunta que realiza el INEC a los hogares es ¿cómo considera la situación para encontrar/mejorar un puesto de trabajo con relación a los tres meses anteriores?. En junio, el porcentaje de hogares que contestó “mejor” aumentó a 4%. Un mes antes era de 1,7%.

Dos consideraciones respecto a las estadísticas anteriores. En primer lugar, es complicado precisar que tanto de esas mejoras en el optimismo se deben al Efecto Lasso y no a otros eventos coyunturales, como por ejemplo la relajación de las medidas de restricción.

En todo caso, es difícil pensar en el Efecto Lasso como un evento aislado de la coyuntura.

Finalmente, estas estadísticas son indicadores de confianza en lugar de indicadores macroeconómicos. Los primeros miden expectativas y percepción, mientras que los últimos miden la realidad.

Sin embargo, la confianza es el primer paso para que la economía empiece a recuperarse. Las expectativas son a la economía lo que el combustible es a un automóvil.

Comentarios
Noticias relacionadas

      REGLAS para comentar 
      0 Comentarios
      Comentarios en línea
      Ver todos