Tragaluz
El populismo anticentralista de Cynthia Viteri en su polémica con María Paula Romo
Felipe Burbano de Lara

Felipe Burbano de Lara

Sociólogo, doctor en Ciencia Política de la Universidad de Salamanca. Durante 12 años adquirió destrezas en el periodismo. Empezó como redactor económico en el Diario Hoy, donde llegó a ocupar el cargo de Director General. Tras cursar estudios de postgrado en la Universidad de Ohio, se desempeña como profesor investigador de Flacso (Ecuador).

Actualizada:

4 Ago - 19:28

La alcaldesa de Guayaquil ha tomado el fácil atajo de un populismo anticentralista para hacer una demostración de autoridad y firmeza ante sus electores a través de una polémica pública con la ministra de Gobierno, María Paula Romo.

****

Lo que parece a todas luces una discrepancia menor entre dos voluntades políticas, dispuestas a colaborar en el tema de la seguridad, terminó siendo una retahíla de críticas e insinuaciones de Viteri hacia Romo, como si se tratara de una enemiga política.

****

Primero, responsabilizó a la ministra por toda la criminalidad en Guayaquil, con una frase de alto calibre: “(…) en las calles siguen matando, robando y violando, por lo que deberá responder jurídica y políticamente”.

****

Luego puso a Romo en contra de los guayaquileños: “si la ministra del Interior tenía afanes políticos, entonces acaba de perder Guayaquil con su actuación en materia de seguridad”.

****

No contenta con lo anterior, blandió la espada de la conspiración. Viteri aseguró que Romo había jugado, con mala fe, cartas bajo la mesa para que Guayaquil cayera en una trampa. “Esta ciudad es una ciudad fuerte. Y cuando le ponen una trampa, sabe reconocerla”.

****

La acaldesa también activó el dispositivo anticentralista para transformarse en una suerte de heroína frente al malo del gobierno central: “(en materia de seguridad, proclamó) Guayaquil toma su camino, libre e independiente como siempre”.

****

Más allá del incidente puntual por el retraso en la firma del convenio Mas Seguridad entre el municipio y el gobierno, el tono y el alcance de las declaraciones de Viteri suenan desmedidos y desubicados, un arranque equivocado de agresividad política para mostrar firmeza frente al gobierno central en un tema tan delicado y complejo como el de la seguridad.

****

Romo ha respondido la retahíla de críticas, advertencias y hasta amenazas –“ahora somos nosotros (los guayaquileños) los que le tomaremos la lección en tres meses” también dijo Viteri- con un tono de completa y hasta exagerada apertura para evitar el conflicto.

****

“Estamos listos, así lo he conversado con el gobernador también, para firmar el convenio en los términos en los que la Alcaldía lo prefiera”, declaró Romo.

****

Los arranques de Viteri parecen políticamente menos comprensibles teniendo en cuenta las loas lanzadas por Lenín Moreno a su “gran amigo” Jaime Nebot, en la última sesión solemne a propósito de las fiestas julianas: “el futuro te tiene preparados retos bastante grandes”.

****

Responsabilizar a Romo de las violaciones, robos y asesinatos en Guayaquil tiene un tono populista de sobresimplificación del problema y afán deliberado de crear un culpable. Y anticentralista porque la acusación se transforma en un atajo para anunciar una gesta heroica, “como siempre”, del Guayaquil independente y libre. ¡Vivas del público!

****

Los legados de la última década en la cultura política siguen vivos. Con enorme facilidad traspasamos la línea de la controversia democrática para caer en las afiebradas aguas del enemigo. Los políticos creen ganar autoridad ante el pueblo mediante gestos que consideran valientes y firmes, sin medir sus consecuencias destructivas.

Noticias relacionadas

Firmas

España: la hora de la política

Desde 2015 no hemos tenido un gobierno que haya completado su mandato de cuatro años, más bien, en cuatro años hemos tenido cuatro elecciones.