Comunidad Artística
Estar con el arte
Anamaría Garzón Mantilla

Anamaría Garzón Mantilla

Profesora de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ). Estudió Periodismo e Historia del Arte en la USFQ y en la Universidad Autónoma de Barcelona. Tiene un máster en Arte Contemporáneo, de Sotheby’s Institute of Art, Nueva York. Es editora general de post(s), serie monográfica del Colegio de Comunicación y Artes Contemporáneas de la USFQ. Es también curadora de la galería Khôra.

Actualizada:

20 May - 15:41

To be with art is all we ask. Ese es uno de mis mantras. Estar con el arte es todo lo que pedimos.

La frase no es mía, es el nombre de un libro que Gilbert & George publicaron en 1970. Ese pedido no es un conductor de calma, contemplación o aislamiento. Lo contrario. Es un llamado a una confrontación con la complejidad, el arte de nuestros tiempos convulsionados es reflejo de la realidad, es también filtro, mediador y cuestionador.  

Estar con el arte implica entender una serie de acuerdos que se establecen desde hace siglos y que la lógica de la misma disciplina del arte consiste en revolver sus propias estructuras.

Trabajar con arte contemporáneo consiste en saber articular sentidos con esas incertidumbres y comprender la operación de una institucionalidad inmensa, que involucra a actores de distintas esferas: creadores, educadores, historiadores, curadores, compradores, vendedores, observadores…  

Trabajo con arte desde que salí de la universidad. Empecé mi carrera escribiendo semanalmente en la revista Vanguardia: reseñas de exhibiciones, análisis de instituciones, recorridos por talleres de artistas. Luego tuve algunas experiencias laborales en el mercado, para después aterrizar en mi lugar preferido: la academia.

Soy profesora de futuros artistas e historiadores del arte desde hace cinco años, también hago curaduría y tengo una pequeña galería para experimentos artísticos.

En esta columna, cada quince días, compartiré con ustedes algo de la comunidad artística que me rodea: exhibiciones, libros, obras, artistas y esas cosas –a veces fascinantes, a veces terribles– que pasan alrededor.