Miércoles, 29 de mayo de 2024
u
Efecto Mariposa

Fumar todavía mata

Yasmín Salazar Méndez

Yasmín Salazar Méndez

Profesora e Investigadora del Departamento de Economía Cuantitativa de la Escuela Politécnica Nacional EPN. Doctora en Economía. Investiga sobre temas relacionados con pobreza y desigualdad.

Actualizada:

2 Jun 2023 - 5:27

Fumar mata. Eso ya lo sabemos de memoria, pues hemos escuchado que el consumo de tabaco causa algunos tipos de cáncer, enfermedades cardiacas, accidentes cardiovasculares, enfermedades pulmonares, diabetes, algunas dolencias oculares y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Sin embargo, en Ecuador, en 2021, según datos del Ministerio de Salud Pública, cada día murieron 19 personas por consumo de tabaco.

Adicionalmente, aunque se sabe que fumar puede costar la vida -según la misma fuente- el 10% de los ecuatorianos, en edad entre 18 y 69 años, consumieron tabaco, mientras que, en el grupo de adolescentes de 13 a 15 años, el 30% han probado un cigarrillo alguna vez en su vida.

Así, parece que saber que el cigarrillo mata no es razón suficiente para librarse de esta adicción: fumar no es un “vicio” sino una adicción que, para dejarla, incluso puede requerir de intervención médica. 

Con todo, a continuación, presento siete razones para dar el primer paso y decidirse a dejar de fumar.

  1. En Ecuador, una cajetilla de 10 cigarrillos cuesta entre USD 2,70 y USD 3,15. Así, una persona que consume 10 tabacos diarios debe destinar un presupuesto mensual de, al menos, USD 81 o USD 972 anuales. Con estos valores se pueden consumir productos saludables, irse de vacaciones en familia, contratar un seguro médico, pagar una deuda.
    Si el contraargumento para este punto es “ahorrar” comprando tabacos de contrabando, mismos que se venden 10 por USD 1, en realidad, está cayendo en una trampa para volverse más adicto al tabaco, pues conseguir “cigarrillos económicos” será un incentivo para que usted fume más.
  2. Cuando una persona fuma, no solo se mata lentamente ella sola, sino que de a poco también quita la vida de quienes están en su entorno, los llamados fumadores pasivos, quienes a pesar de no consumir cigarrillos, también están expuestos a sufrir accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón y enfermedades coronarias.
  3. En el caso de las mujeres, fumar durante y antes del embarazo puede aumentar el riesgo de abortar, así como de sufrir complicaciones en el embarazo y en el parto. También, los bebés de mujeres fumadoras suelen tener bajo peso al nacer, lo que los puede dejar más expuestos a padecer infecciones y enfermedades respiratorias.
  4. Los niños y los adolescentes tienden a imitar el comportamiento de sus padres. Entonces, si usted fuma, no se sorprenda si sus hijos también lo hacen en el futuro.
  5. Fumar es una adicción y, dejar de hacerlo, puede producir el síndrome de abstinencia (se manifiesta con ira, ansiedad por consumir nicotina, frustración e irritabilidad). Los cigarrillos electrónicos o vapeadores no son alternativas saludables para alejarse del cigarrillo convencional, ni ayudan a dejar de fumar, puesto que también suministran nicotina.
    En otras palabras, no se deje convencer si le incitan a fumar diciéndole que, si se vuelve adicto, "puede dejar el tabaco vapeando saludablemente", pues eso no existe. En efecto, el vapeo puede producir una enfermedad que se llama EVALI (lesión pulmonar asociada al cigarrillo electrónico o al vapeo), que es un daño pulmonar causado por el vapeo y que conlleva una alta probabilidad de muerte.
  6. Antiguamente, fumar era una señal de las personas exitosas, poderosas y glamurosas.  Recuerde las imágenes en las que aparecían fumando apuestos caballeros o damas supuestamente modernas y seductoras.
    En realidad, fumar no hace que una persona sea más atractiva, puesto que el consumo de tabaco hace que los dientes se vuelvan amarillos y puede provocar la aparición de la enfermedad periodontal. Además, fumar acelera el envejecimiento de la piel y la aparición prematura de arrugas. Y qué decir del nada agradable olor que algunos fumadores lo tienen impregnado.
  7. Por último, menciono un asunto de interés mundial. Cultivar tabaco contribuye a la crisis alimentaria mundial, debido a que, en algunos países, se incentiva la sustitución del cultivo de alimentos con el de tabaco. No obstante, para tener ambientes saludables, necesitamos alimentos.

Por esa razón, para conmemorar el Día Mundial sin Tabaco, que se conmemoró 31 de mayo, la Organización Mundial de la Salud eligió este año el lema “Cultivemos alimentos, no tabaco”.

Para motivar a los gobiernos a que ayuden a los agricultores a cambiar los cultivos de tabaco por otros que contribuyan a la seguridad alimentaria y también como una forma de desincentivar la producción y el consumo de tabaco. 

El Día Mundial sin Tabaco tiene como objetivo crear conciencia en las personas sobre los peligros letales del consumo de cigarrillos, así como reafirmar el compromiso de los gobiernos y de la OMS para luchar contra la epidemia de tabaquismo.

Unirse en la lucha contra el tabaquismo, dejando de fumar, informándose antes de consumir un tabaco o un cigarrillo electrónico por primera vez y exigiendo políticas para frenar esta epidemia, es un compromiso comunitario con la vida y con la salud.

Las opiniones expresadas por los columnistas de PRIMICIAS en este espacio reflejan el pensamiento de sus autores, pero no nuestra posición.

Comentarios
REGLAS para comentar 
Suscribir
Notificación de
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos