Al aire libre
Lo que se habla en el trote se queda en el trote
Lourdes Hernández Vásconez

Lourdes Hernández Vásconez

Comunicadora, escritora y periodista. Corredora de maratón y ultramaratón. Autora del libro La Cinta Invisible, 5 Hábitos para Romperla.

Actualizada:

11 Sep 2020 - 19:00

Dicen que los corredores, mientras corren, hablan de todo, de política, de economía, de lo que hicieron el fin de semana y también de sus problemas personales.  

Y cuando se encuentran, donde sea, hablan de correr. 

Generalmente al terminar la “larga” de los sábados vamos a desayunar y como siempre, yo pido algo que en la casa no suelo preparar: pancakes. Ya me dijeron que soy la “mas-carilla” porque también pido jugo de naranja, café, mantequilla y mermelada y pan baguette. 

Lo que se comenta en el trote se queda en el trote.

Lo que se comenta en el trote se queda en el trote. Cortesía.

Este lugar de desayuno es nuevo. Durante casi 15 años hemos ido a otro, pero, lastimosamente, se olvidaron de que somos clientes antiguos y nos trataron mal. 

Ese es el error número uno de mala atención al cliente: volcar en éste el malestar generado por algún problema de la empresa, la hablada del jefe, y esta vez, la multa del Municipio. Días antes algunos comensales habían movido las mesas instaladas con el fin de tener distanciamiento social. Y surgió el reclamo de la autoridad. 

Nosotros no tuvimos nada que ver y llegamos como siempre, nos sentamos a distancia, y nos dijeron que así no estaba permitido. Tratamos de mover un poquito dos sillas para poder conversar y dijeron que ‘así no estaba permitido’.

Un señor de la mesa vecina se levantaba ya, e incluso nos prestó su alcohol para desinfectar las tarjetas de crédito. Hicimos algún pedido a la mesa, y dijeron que no estaba permitido. Entonces uno de los corredores se levantó y dijo: vamos a comer a otro lado. 

Adoptamos un restaurante pequeño de una pareja que nos atiende de maravilla y somos los únicos que vamos a esa hora. Hay buen café y esos pancakes crujientes con miel de maple… 

Terminado el desayuno se disuelve la comunidad que formamos por dos o tres horas los sábados de madrugada. Cada uno se va por su lado, no tenemos nada más en común, no somos amigos de colegio ni colegas de trabajo, no somos parientes ni frecuentamos los mismos círculos. Nos ata el trote. Y con eso nos basta. Como dice mi amigo ‘Teenager’, es lo mejor de la semana. 

El más sociable de los corredores es George. Invita a su casa. O a la playa. 

George apuesta todo, qué tiempo vas a hacer en la maratón, cuántas personas van a asistir a su fiesta, si le ganas o no le ganas a tal persona en la carrera. 

Una vez no vino de él la apuesta sino de una corredora que para el efecto llamaremos Soledad. Ella dijo: “te apuesto a que no le ganas a tu cuñada en Chicago”. Para George fue ‘sangre en el ojo’. Dijo: “acepto el reto”. Apostaron un almuerzo. Luego George añadió el champán obligatorio. Posteriormente, y para risas de todos, exigió música en vivo. Y la apuesta siguió creciendo: “asistirán todos mis amigos”. 

George no era maratonista ni mucho menos, era un novato que prometía, por lo que su cuñada era la favorita.

Averiguó cuánto tenía que hacer en la maratón para ganar la apuesta. Entrenó como un loco y a escondidas, llegado el momento hizo unos segundos menos que la cuñada. 

En ese tiempo -2006- no había tanta tecnología y nadie sabía los resultados hasta que se publicaban en la web. 

Saliendo del área de carrera, se encontró con su esposa Gabriela y fingió desilusión: me ganó tu hermana… 

“Le pagas a Soledad”, le amenazó Gabriela con el dedo índice, decidida a que con eso aprendiera a no apostar más. 

¡La que se armó cuando salieron los resultados! Soledad se puso a recoger fondos para pagar la apuesta, sufriendo con la situación, tanto que los corredores empezaron a pedir a George que declinara la apuesta. Y lo hizo cuando su familia política le retiró el saludo.

Pero no aprendió y ahora nos tiene con la apuesta de quién va a ser abuelo primero. Dice: el que gane invita al resto para restregarle su buena suerte. 

No sé de qué hablan los ciclistas o los nadadores, pero lo que se habla en el trote, se queda en el trote. 

Noticias relacionadas

Firmas

Don Isidro y sus players

Aunque las encuestas colocan a Isidro Romero en posiciones secundarias, en su beneficio podrían jugar una serie de factores y actores.

Firmas

De YouTuber a tenista…

Desde hace mucho que para mi hijo he dejado de ser “má”, “mami”, “mamá”, “mamita”. Ahora soy “madre” y de apellido “Sabías Qué”.