Firmas
La boda de Pamela y Gaby
Maria Fernanda Ampuero

Maria Fernanda Ampuero

María Fernanda Ampuero, es una escritora y cronista guayaquileña, ha publicado los libros ‘Lo que aprendí en la peluquería’, ‘Permiso de residencia’ y ‘Pelea de gallos’ éste último es considerado por el New York Times como una de las mejores obras editadas en español en 2018. Ha sido colaboradora de las revistas Fucsia y Diners y free lance para varios medios de comunicación internacionales.

Actualizada:

7 Jun - 20:12

Manifestación de apoyo al matrimonio igualitario en Quito.

Manifestación de apoyo al matrimonio igualitario en Quito. EFE

Ese día me voy a poner un vestido de animal print y un sombrero, sí, a esa boda iré con un sombrero de plumas, como si fuera a las carreras en Ascot.

Me maquillaré con glitter y me haré un estilo años veinte en el pelo. Me gustaría que el matrimonio fuera de día, en un lugar muy hermoso, de esos lugares hermosos que nada más tiene Quito.

Llevaré, como todos los invitados, una rosa rosada en la muñeca y cuando se den el ‘sí quiero’ soltaremos decenas de mariposas blancas y aullaremos de alegría.

Habrá champagne, dulces deliciosos y palabras. Todos lloraremos mientras celebramos el amor, el amor auténtico, en esa ceremonia tan esperada, tan merecida, tan pospuesta.

Ese día, si ellas me lo permiten, leeré un texto escrito para festejar que la gente, aún en este mundo corrupto, en decadencia, podrido, contaminado y, en fin, extinguiéndose, encuentre en otra persona un propósito y una razón: vivo porque tú vives, vida mía.

También diré que las envidio, obviamente, porque no hay nada tan envidiable que amanecer con alguien que amas y te ama cada día de tu existencia.

El día de la boda de Pamela y Gaby me voy a pegar una borrachera del sanputas y bailaré sin zapatos canciones cursis de los ochentas y noventas.

El día de la boda de Pamela y Gaby, porque ese día va a llegar, le sacaremos un puñal del corazón a todas las personas homosexuales que tienen prohibido el derecho de darle su amor a su pareja, a su enamorado y enamorada, el estatus que le corresponde: marido y mujer.

Y ese día, amigos, amigas, empezaremos a ser ese país del que todos sus habitantes pueden estar orgullosos.

Noticias relacionadas

Firmas

Amazon, Pantagruel indetenible

Empezó como una idea para vender libros en Internet y se convirtió en una iniciativa que cambió la forma como la gente se aproxima a un producto.