Con Criterio Liberal
La Navidad
Luis Espinosa Goded

Luis Espinosa Goded

Luis Espinosa Goded es profesor de economía. De ideas liberales, con vocación por enseñar y conocer.

Actualizada:

23 Dic - 19:00

Hoy es Nochebuena y mañana Navidad. ¡Alegría, alegría! ¡Vayamos a celebrar!

 La fiesta más importante de nuestra tradición occidental, de nuestros países y de nuestra cultura.

¿Y qué se celebra en Navidad? Como no podía ser de otra manera, celebramos un nacimiento (‘natividad’): celebramos la vida. Pues no hay nada más bello. En el nacimiento de Jesús, el niño Dios, celebramos todos los nacimientos, todas las vidas.

Y cuando celebramos nos acordamos de las cosas importantes. Lo primero es nuestra familia, gracias a quienes nacimos y con quienes queremos compartir nuestras vidas. Por eso en Navidad nos juntamos con nuestros seres queridos. Y sí, también nos acordamos flagrantemente de los que ya no están, pero eso no es sólo triste, es positivo, pues significa que están con nosotros para celebrar.

Y nos acordamos de cuantos nos precedieron, de aquellas navidades de cuando éramos pequeños. Por eso la Navidad está cargada de tradiciones, que son un homenaje que hacemos a todos aquellos gracias a quienes la celebramos. Reconocemos su legado y hacemos las cosas, más o menos, como nos enseñaron, con las mismas canciones, con las mismas recetas, con las mismas oraciones.

Y además en Navidad nos hacemos regalos. Y eso también es bello. La alegría no sólo es espiritual, también es material pues disfrutamos de cosas que, con cariño y esfuerzo, otras personas nos regalan pues saben que nos hace ilusión tenerlas. Sólo podemos estar muy agradecidos por cada regalo que recibimos y por cada regalo que damos también, pues hay una persona que nos importa y tenemos la fortuna de poder darle algo que le gusta.

Qué bella es la Navidad. Estos días que nos otorgamos a nosotros mismos cada año, casi en cada lugar del planeta de la civilización occidental, para celebrar la vida, y hacerlo en familia, con nuestras tradiciones, y pudiendo disfrutar de bienes materiales cada vez más abundantes. ¡Alegría, alegría! ¡Feliz Navidad!

(Sé que hubiese tenido más éxito escribiendo este artículo sobre la Navidad desde la posición cínica propia del ‘intelectual’ que desprecia ‘el consumismo’ y critica a todo el mundo porque “no se acuerdan de xxxx” o “son hipócritas con…”; pero a mí sí me hace ilusión celebrar la vida, me siento orgulloso de mi tradición cristiana católica occidental, y pienso disfrutar esta Navidad con mi familia y amigos).

Por todo ello, de corazón, con casi dos mil veinte años de tradición, les quiero desear: 

¡Muy felices Pascuas!

Noticias relacionadas