Viernes, 24 de mayo de 2024
Análisis Económico

Los límites del progresismo, según Andrés Arauz

Francisco Briones

Francisco Briones

Director general de Perspectiva, consultora de asuntos económicos y empresariales. Docente de posgrado en macroeconomía y políticas públicas. Realiza análisis coyunturales del Ecuador para The Economist Intelligence Unit (EIU).  

Actualizada:

1 Abr 2021 - 19:06

Esta vez, más importante que leer mis criterios, es conocer los pensamientos del candidato presidencial Andrés Arauz. Por eso les comparto declaraciones textuales de su artículo 'Límites y desafíos históricos del progresismo en América Latina: la experiencia del Ecuador', de octubre de 2019.

Arauz quiere el poder de devaluación, tal como lo tiene Maduro: "La rigidez del sistema monetario vigente es una restricción parcial, aunque enorme, para modificar la inserción internacional del Ecuador". 

"La incapacidad de modificar los precios relativos y los límites a la expansión monetaria a través del crédito restringen la estrategia de desarrollo. A pesar de ello, el proyecto progresista avanzó en transformar la arquitectura financiera doméstica, derogar la autonomía del Banco Central, incidir en precios relativos mediante el impuesto a la salida de divisas, habilitar el financiamiento fiscal desde el Banco Central, crear jurídicamente el dólar electrónico y dejar planteado el 'timbre' cambiario".

"La cantidad de iniciativas y la creatividad requerida para ellas demuestra la magnitud de la limitante que constituye la dolarización". (pp. 82-83)

Arauz quiere dominar las Fuerzas Armadas, tal como lo hace Maduro: "Salvo el proceso venezolano y salvo limitados esfuerzos en materia de derechos humanos, no se ensayó una transformación ideológica de las fuerzas armadas. Si bien en UNASUR los países reconocieron en este hecho una urgencia y procedieron con la creación de la Escuela de Defensa de UNASUR y el Instituto de la Defensa de UNASUR, el despliegue tenue a escala regional no se percibió a escala nacional".

"A diferencia de los procesos cubano y nicaragüense, cuyas fuerzas armadas se originan a partir de triunfos militares, las fuerzas armadas de los países de la Región mantienen lazos doctrinarios, operativos y hasta afectivos con la Escuela de las Américas". (p. 89)

Arauz quiere el control de los medios y las redes sociales: "Pero en lo audiovisual y en el ciberespacio, la hegemonía cultural estadounidense no tuvo rival. (…) Lamentablemente el problema no es la generación de contenidos en calidad o cantidad sino las insuficientes capacidades de circulación. Por ello, es tan importante controlar o regular las plataformas de contenidos ya mencionadas". (p. 90)

Arauz quiere la interferencia del Papa en el país: "Se debió aprovechar de mejor manera la posibilidad de trabajar, junto con un Papa, a grandes rasgos, progresista –condensado en las denuncias al dios dinero y en la encíclica Laudato Si–, para apoyar en la transformación de la Iglesia en América Latina hacia una línea progresista, incluyendo la dimensión anti-consumista". (pp. 90-91)

Hace solo un año y cinco meses el ciudadano Andrés Arauz hablaba y emitía sus criterios de forma algo más transparente. No tenía idea que algún día su líder, Rafael Correa, le haría el llamado para representar a la Revolución Bolivariana en elecciones populares.

Ahora, el Arauz candidato dice ser defensor de la dolarización, de la independencia de poderes, de la libertad de expresión como derecho humano, y de la libertad de las personas.

Andrés, no mi…

Las opiniones expresadas por los columnistas de PRIMICIAS en este espacio reflejan el pensamiento de sus autores, pero no nuestra posición.

Comentarios

REGLAS para comentar 
Suscribir
Notificación de
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos