Domingo, 14 de julio de 2024
Canal cero

'El Oriente es un mito'

Enrique Ayala Mora

Enrique Ayala Mora

Doctor en Historia de la Universidad de Oxford y en Educación de la PUCE. Rector fundador y ahora profesor de la Universidad Andina Simón Bolívar Sede Ecuador. Presidente del Colegio de América sede Latinoamericana.

Actualizada:

9 Jul 2022 - 19:00

Galo Plaza Lasso

Esta frase se la adjudicó y enrostró a Galo Plaza Lasso, presidente de la República entre 1948 y 1952. La verdad es que nunca lo dijo así, pero las aclaraciones no sirvieron. Plaza quedó signado con la afirmación y en su larga carrera política posterior le gritaron una y otra vez: "¡El Oriente no es un mito!".

Galo Plaza fue hijo del presidente liberal Leonidas Plaza y de doña Avelina Lasso, miembro de la aristocracia latifundista quiteña. Nació en Nueva York durante una estancia de su padre. Hizo una larga carrera política como ministro, embajador y legislador, representante de los empresarios.

Cuando llegó a la presidencia, en 1948, la expectativa de producción y exportación del banano le habían dado a la economía ecuatoriana una posibilidad de expansión, que se reflejó en la dinamización del comercio internacional y en la apertura de nuevas fronteras agrícolas, el ascenso de grupos medios vinculados a la producción y comercialización bananeras, al servicio público y el comercio.

El crecimiento no solo robusteció a los sectores vinculados al auge bananero; llegó a otros ámbitos, inclusive a sectores de trabajadores, que vieron elevarse sus ingresos. El país entró firmemente en el camino del desarrollismo.

Se inició una etapa de estabilidad política y económica, que se extendió hasta 1960. En esas circunstancias se mantuvo el régimen constitucional y se sucedieron tres períodos presidenciales sin alteraciones del orden jurídico.

Las protestas y conflictos sociales se mantuvieron en el marco del sistema prevaleciente y los partidos políticos tradicionales (Conservador, Liberal y Socialista) funcionaron con regularidad, pero tuvieron que coexistir con fuerzas políticas como el velasquismo y el CFP o Partido Populista, integrado fundamentalmente por bases urbanas.

En su gobierno, Galo Plaza hizo un esfuerzo de modernización del aparato del Estado y de readecuación capitalista de la economía ecuatoriana a las condiciones de predominio de Estados Unidos, que se consolidaba en la posguerra.

Impulsó el desarrollismo con fuerza y se preocupó por la agricultura, especialmente de exportación. Fue entonces cuando advirtió que las supuestas potencialidades agrícolas del Oriente no correspondían a la realidad, eran un mito, debido a la imposibilidad de los cultivos intensivos y a las distancias.

Eso era verdad, como se demostró en el futuro, pero la afirmación fue por demás infeliz porque se convirtió en la frase: 'El Oriente es un mito', con su carga de reacción y protesta.

La fuerza más virulenta de oposición fue el CFP, cuyo líder Carlos Guevara Moreno tenía su cuartel general en Guayaquil, desde donde lanzaba su consigna: 'Pueblo contra trincas'. 

Plaza dejó el poder y se convirtió en una suerte de patriarca de la política.

Fue secretario General de la OEA. Siempre mantuvo la calma y no siguió la línea de enfrentamiento de sus oponentes.

Explicó cada vez que pudo el alcance de su afirmación. Pero siempre le contestaron con el grito: '¡El Oriente no es un mito!'

Las opiniones expresadas por los columnistas de PRIMICIAS en este espacio reflejan el pensamiento de sus autores, pero no nuestra posición.

Comentarios
REGLAS para comentar 
Suscribir
Notificación de
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos