Con Criterio Liberal
Otra cumbre histórica… en la que no pasará nada
Luis Espinosa Goded

Luis Espinosa Goded

Luis Espinosa Goded es profesor de economía. De ideas liberales, con vocación por enseñar y conocer.

Actualizada:

2 Dic - 17:31

Los ‘líderes mundiales’ se han reunido en otra ‘cumbre’ (ahora en Madrid pues la violencia en Chile no se lo permitió y Brasil la anuló) para “luchar contra la crisis climática”.

Sorprende cómo se sigue usando la retórica grandiosa (‘cumbre’, ‘líderes mundiales’, ‘acuerdos históricos’) para unas reuniones que ya sabemos que sirven para poco más que la foto, las grandes declaraciones y para alimentar egos y conciencias de políticos y activistas.

Si uno creyese de verdad que estamos ante una “crisis climática sin precedentes” no podría dar ninguna credibilidad a las ‘cumbres’; teniendo en cuenta que desde el protocolo de Kioto -supuestamente el gran hito histórico- han pasado 22 años y las emisiones globales han aumentado sustancialmente.

Esta vez tampoco se tomarán decisiones trascendentales. Por un lado, pues lo que se pretende es controlar algo tan impredecible como el clima global (creyendo, además, que depende de un solo factor: las emisiones de CO2 antropogénicas); por otro, porque reducir las emisiones de CO2 (eso que emite su carro cada vez que se desplaza, su bus, el avión, o el barco que transporta las mercancías que usted consume) quiere decir que habría que cambiar su modo de vida.

Y salvo algunos pocos lo suficientemente ricos como para permitirse ser “conscientes” comprando mucho más caro o viviendo “de un modo alternativo”, a la inmensa mayoría nos gusta disfrutar de productos de todos los lugares, cosas más baratas, mejores oportunidades, y poder viajar y desplazarnos en vehículos a motor.

Los que no creemos que haya un cambio climático antropogénico que sería catastrófico para la humanidad (los llamados ‘escépticos’, esto es la única posición científicamente aceptable más allá de los dogmas de la religión), y aquellos que tampoco creemos que los políticos vayan a solucionar los problemas de las personas (cualquier adulto razonable) observamos este despilfarro de tiempo, de dinero y de soflamas con incredulidad.

Un grupo de personas con poder que están convencidas de que tiene que “salvar la humanidad” podría ser muy peligroso sino fuesen tan ineficientes. Más jaleados por anuncios apocalípticos, cuando cuya heroína es una adolescente con poco conocimiento y mucho drama. En lugar de escuchar lo que los ciudadanos les piden que hagan para solucionar sus problemas, como debería ser en una democracia, se dedican a decirnos a los ciudadanos lo que deberíamos hacer y consumir (peor con el increíble cinismo que supone verles viajar en sus jet privados).

El calentamiento climático es el problema número 16 en la encuesta global de la ONU hecha a ciudadanos. ¿Por qué no dedicamos todo este tiempo y esfuerzo a hablar de los otros 15? Porque a los políticos y activistas erigirse en “salvadores del planeta” les hace sentirse mejor con ellos mismos y ganar capacidad de coerción y popularidad.

Noticias relacionadas

Firmas

El cura de muchos

Algunos sostienen que lo que dice el cura mencionado no representa a la Arquidiócesis de Guayaquil. Yo creo que las evidencias apuntan a lo contrario.