Al aire libre

Ritual del primero de enero de Marialuz y su invitación a las mujeres

Lourdes Hernández Vásconez

Lourdes Hernández Vásconez

Comunicadora, escritora y periodista. Corredora de maratón y ultramaratón. Autora del libro La Cinta Invisible, 5 Hábitos para Romperla.

Actualizada:

31 Dic 2021 - 19:00

En mis clases de educación financiera recalco que las mujeres no necesitamos que nadie nos empodere, que nosotras mismas tenemos el poder.

Prohibido pensar ‘me deben un espacio’, ‘soy débil y me deben cuidar’ o ‘alguien me debe algo’. Que nos busquen porque somos productivas y eficientes.

Hay que cambiar el chip y pensar como emprendedoras.

Si quiero un vaso de agua, me levanto y lo tomo. Y así en todo.

Esa capacidad de las mujeres para extender a 30 horas cada día, su fuerza y su generosidad, sus actividades, muchas veces de supervivencia, que se apliquen hacia empresas productivas y metas personales.

Conversamos sobre esto con Marialuz Arellano, promotora deportiva, catalogada entre las diez mejores del mundo en ironman, en su categoría; y hace poco, primera en el mundo en medio ironman.

Su invitación a las mujeres es, primero que nada: conquistarse a sí mismas, desafiarse, decirse sí puedo, lo voy a lograr, encontraré la manera y avanzaré paso a paso, sabiendo que todo avance por más pequeño que sea me acercará a mi objetivo.

Según ella, el desafío es valorarse y saberse capaz de obtener aquello que nos merecemos. 

-¿Cuál es el paso siguiente, cuando ya lograste el cambio de mentalidad?

Lo importante es tener una meta, no importa cuánto tiempo nos tome cumplirla. El crecimiento que vamos a lograr en el camino habrá valido la pena. Se acabó un año de aprendizaje. Como dice Alegría Crespo en un trino: 2019 nos preparó, 2020 nos sorprendió, 2021 nos fortaleció y en 2022 vamos con todo.

-¿Cómo te preparas para 2022?

-Siempre me toma unos diez días prepararme para el nuevo año. Sin mucho plan, me nace la necesidad de evaluar con qué me voy a quedar para empezar el año. Dedico tiempo para pensar, escribir y decantar qué ha sido lo más importante.

Y continúa relatándonos que:

-Ciertamente el capítulo de los errores es el más duro y desgastante, sin embargo, ese ejercicio es el que realmente se vuelve sanador y me va a permitir avanzar con libertad. El ritual del 31 es un repaso de todo. Acepto y recibo lo vivido como una oportunidad para crecer. Para mí, la compañía de mi familia es primordial. 

Le pregunto si entre sus metas está el Ironman 70.3 de Manta, porque de manera extraoficial dicen que se corre el 3 de julio de 2022.

¡Manta habrá en el 2022, eso sí es seguro! – contesta.

Coincidimos las dos que el primero de enero hay que hacer ejercicio. Amanecer chuchaqui es mal presagio.

-Los primeros días del año me siento a planificar mis objetivos y metas en todas las dimensiones, desde las carreras en las que quiero competir, los libros que quiero leer, los sueños que quiero cumplir hasta cómo quiero enriquecer mi relación con mi familia y personas cercanas. 

Entre los proyectos de Marialuz está Filosomi, que es un espacio de crecimiento personal. En Instagram llega información que se amplía en su página web.

-Filosomi invita a descubrir y trabajar en nuestro propio potencial, reconociendo lo que funciona para que cada uno viva más y mejor.

Entro a su página y encuentro las cuatro dimensiones que propone: buscadora, conectada, triatleta, epicúrea.

Descubro que también propone una vida sostenible y minimalista. Marialuz añade:

-En la medida en que vamos conociéndonos a nosotros mismos, nos damos cuenta de que necesitamos menos cosas, menos distractores. Ese desprendimiento nos permite tener una vida plena y más coherente. La mayor herramienta del ser humano es su salud física y mental. 

La salud mental, dice, para ser creativo y no tener miedo de emprender. Y la salud física para tener fuerza y energía.

Y entre estas herramientas añade a la conciencia, que es la capacidad de auto observarnos y de evaluar qué tan bien estamos física, emocional y mentalmente. Buscar nuestras debilidades y potenciar nuestras fortalezas. Ahí enfrentamos nuestros miedos y nos desafiamos.

Volvemos al enfoque de las mujeres y a la invitación a soñar. En toda empresa se necesita la persona que sueña y vuela, y la que aterriza y ordena. 

Este año emprendamos un negocio, un proyecto, una meta, y pidamos consejo a expertos, como dice Marialuz, que nos ayuden a aterrizar los sueños.

La invitación es a creer en una misma, pasar de la dependencia a la independencia. Aunque a veces estemos abrumadas de trabajo, tenemos habilidades y experiencias de vida para emprender.

Es un cambio de la visión asistencial por la empresarial.

Las opiniones expresadas por los columnistas de PRIMICIAS en este espacio reflejan el pensamiento de sus autores, pero no nuestra posición.

Comentarios
Noticias relacionadas

Firmas

El hombre que firmó la paz

Tras la firma de la paz con Perú, lo que impresiona es cuán rápido se disolvió un asunto que parecía clave en la conformación del ser nacional.

REGLAS para comentar 
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos