Más que Mil Palabras
Sansa, la Reina del Norte
Maria Fernanda Ampuero

Maria Fernanda Ampuero

María Fernanda Ampuero, es una escritora y cronista guayaquileña, ha publicado los libros ‘Lo que aprendí en la peluquería’, ‘Permiso de residencia’ y ‘Pelea de gallos’ éste último es considerado por el New York Times como una de las mejores obras editadas en español en 2018. Ha sido colaboradora de las revistas Fucsia y Diners y free lance para varios medios de comunicación internacionales.

Actualizada:

25 May - 11:24

Fotograma cedido por el canal HBO donde aparece Sophie Turner como Sansa Stark, durante una escena del último episodio de la serie

Fotograma cedido por el canal HBO donde aparece Sophie Turner como Sansa Stark, durante una escena del último episodio de la serie “Game of Thrones” del canal HBO. EFE

Mírenla. Mírenla bien. Esta niña, Sansa, de la casa Stark, fue criada para ser una damita perfecta. Aprendió genuflexiones, bordados, docilidad. Vistió vestiditos de brocado y aprendió a apoyar en su regazo las manos madre perla y a peinar con trenzas su pelo de fuego.

El horror que visitó uno por uno o en masa a todos los protagonistas de Juego de Tronos –una de las series más vistas de la historia de la televisión con un promedio de espectadores igual a la población total de Perú– la visitó a ella varias veces, de las peores maneras imaginables, y transformó a la muñequita parlante en alguien que conoce su poder.

Porque más allá de que en el último episodio de la serie la coronaran Reina del Norte –primera mujer en recibir ese cargo– Sansa Stark –quizás como todas nosotras– es una superviviente de ese –¿este?– mundo de hombres violentos, misóginos, envilecidos por la ambición y el deseo.

Al final, poderosa, la cabeza erguida y triunfal ante los cerdos que destrozaron su cuerpo y perforaron su corazón, ella representa el increíble poder de resiliencia de las mujeres y nuestra hermosa voluntad. Larga vida a tu reino, Sansa Stark.