Al aire libre

Sara del Mar: “tengo mi propia década perdida”

Lourdes Hernández Vásconez

Lourdes Hernández Vásconez

Comunicadora, escritora y periodista. Corredora de maratón y ultramaratón. Autora del libro La Cinta Invisible, 5 Hábitos para Romperla.

Actualizada:

14 Ene 2022 - 19:00

Tuve la suerte de estar en una charla con Sara del Mar Palacios.

Conforme iba narrando su sueño de atravesar los siete mares, se veían expresiones de incredulidad en el público.

-¿Por qué hacer eso?

“Es un tema personal”, decía Sara. “No me encontraba, estudié en la universidad y todo, pero no tenía metas. Trabajaba en un sitio, en otro, hasta hice de chofer, y nada me gustaba. Eso no es vida”.

-Yo tengo mi propia década perdida– bromea.

Llegó el Ironman de Manta.

-Unas amigas me dijeron: tú sabes nadar, vamos. Acepté y fui sin entrenar. Hice buen tiempo porque he nadado toda la vida, pero me sentí pésimo.

Y recuerda “dije: tengo que volver a entrenar. Si no tienes un objetivo por más chiquito que sea, no vas a ningún lado”.

“Quise hacer algo grande, que me moviera el piso”, agrega Sara.

Así nació el Canal de la Mancha de 42 kilómetros, entre Inglaterra y Francia.

¿Qué son los siete mares?

Se inspiran en la primera persona que cruzó el Canal de la Mancha en 1870, en terno de baño. Le dicen ‘el Everest de las aguas abiertas’.

-La Asociación Mundial de Aguas Abiertas, Wowsa, certifica la travesía. En el bote que te guía, va un capitán y un juez. Autoriza la guardia costera del país.

Si la persona se apoya en el bote, queda fuera de competencia.

El ecuatoriano Galo Yépez cruzó el Canal muchos años atrás y ningún otro ecuatoriano lo intentó de nuevo.

Sara cuenta que en el camino de volver a nadar también encontró el amor.

-Me dio un edema de pulmón escalando en Perú. Tuve que regresar en bus, llegué a Guayaquil, toda una odisea, y ahí me encontré con Diego.

Se habían conocido años atrás “y ¡plin! El destino nos juntó y ahora estamos casados y con una hija”, dice.

Sara logró cruzar en 13 horas el Canal de la Mancha, en 2018.

En 2019 nadó el Canal de Catalina en California, de 33 kilómetros.

Después de nadar cinco horas en el Canal de Molokai, que hubiera sido su tercer mar, de 44 kilómetros, renunció.

-Las condiciones no estuvieron buenas. Apenas cayó el sol empezó una licuadora de mareas. Todo lo que comía, lo vomitaba.

-¿Por qué nadas en la noche? -preguntan en el público, ¿los tiburones duermen?

-No asoman muchos tiburones. En la oscuridad tocaba algo gelatinoso y luego, con la luz del bote, vi que eran medusas gigantes. No te hacen nada. Donde más feo me han picado es en Salinas.

Y continúa: “en cualquier punto vas a tener que enfrentarte a la noche y el efecto psicológico de salir a la luz cuando estás cansada, te impulsa”.

Sara del Mar nada tres horas diarias en piscina. Se entrena en Mojanda, El Cajas, nadó en el lago Titicaca. Además, dio la vuelta a Manhattan nadando 48 kilómetros.

“San Pablo, que antes era un reto aterrador, te parece caliente” –dice.

Le faltan Hawái, el Estrecho de Gibraltar, el Canal de Subaru en Japón, el Estrecho de Cook en Nueva Zelanda y el Canal del Norte, en Irlanda.

“Este año intentaré el Estrecho de Cook. Además, como directora del Oceanman invito a Manta en mayo y Galápagos en noviembre”.

Solo 21 personas en el mundo han completado los siete mares, y de estas, siete son mujeres.

“Es la lucha contigo mismo, con los elementos”– concluye Sara. El cliché de la vida es que uno se pierde para encontrarse. A mí me pasó.

Cuando volví a nadar, volví a vivir.

Las opiniones expresadas por los columnistas de PRIMICIAS en este espacio reflejan el pensamiento de sus autores, pero no nuestra posición.

Comentarios
Noticias relacionadas

Firmas

Usted y yo no somos iguales

Si usted cree que toda restricción es discriminación es porque vive con los ojos cerrados o porque no entiende lo que significa la discriminación.

REGLAS para comentar 
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos