Asociaciones de árbitros no cobran desde 2018 y viven de viáticos

Jugada

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

16 Ene 2023 - 5:29

Gisselle Giler sostiene un balón antes de dirigir un partido en el estadio Olímpico Atahualpa, en 2022. - Foto: Cortesía

Asociaciones de árbitros no cobran desde 2018 y viven de viáticos

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

16 Ene 2023 - 5:29

Las Asociaciones provinciales de árbitros de Ecuador no están al día en sus pagos desde 2018. Varios de ellos han decidido retirarse de la actividad. Otros buscan métodos para generar recursos. La situación económica es delicada.

Los árbitros de divisiones formativas, segunda categoría provincial, ascenso nacional, Superliga femenina y ascenso nacional femenino reclaman una deuda pendiente por parte de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) desde 2018.

La deuda total supera los USD 500.000, según Jaime Játiva, secretario general de la Asociación de Árbitros de Fútbol Profesionales de Pichincha (ADAFP).

En los últimos años, Francisco Egas, presidente de la FEF, ha establecido acuerdos de pago, pero por “distintos motivos no ha cumplido”, cuenta Játiva y agrega que en los próximos días esperan una reunión con el dirigente.

En total son 1.000 árbitros los que pertenecen a todas las asociaciones provinciales. Su trabajo lo hacen todos los fines de semana. A pesar de estar impagos, no han parado la actividad.

Játiva detalla que el valor que percibe un árbitro por partido depende del campeonato. Por ejemplo, para categorías formativas el valor es de USD 90. Pero en segunda división se cobra USD 110 por encuentro.

“Hay algunos compañeros que tienen valores adeudados desde 2018. En principio, con los planes de pago, se cubrió una parte de la deuda, pero otros no han cobrado nada“, señala Játiva en una entrevista con PRIMICIAS.

La Asociación de Pichincha dice que ya han conversado con Francisco Egas, quien reconoció la deuda y se comprometió en pagar en cuotas. Pero eso no se ha dado. Por eso, esperan otro diálogo, esta vez con la presencia Roger Zambrano, presidente de la Comisión Nacional de Árbitros (CNA).

Lo que sí han cobrado los árbitros son los viáticos por cada encuentro pitado. Aunque esa plata está destinada para movilización a los estadios y algún refrigerio. “Es un valor insignificante que no alcanza para nada más”.

Por esta situación, varios de los 80 colegiados que pertenecen a la Asociación de Pichincha, han optado por regresar a sus ciudades de origen y allí tratar de trabajar en campeonatos institucionales o barriales. Otros, en cambio, decidieron retirarse.

De todas formas, las diferentes asociaciones no han suspendido los entrenamientos ni las charlas técnicas. Aunque reconocen que “es difícil obligar a un árbitro a cumplir todas las disposiciones, cuando a veces no tiene ni para trasladarse a las prácticas”.

Y eso, según Játiva, exárbitro asistente de Serie A entre 2008 y 2018, repercute “directamente” en su rendimiento en la cancha.

Agrega que sus colegas no cuentan con estabilidad para hacer su trabajo y al momento de pitar un partido “tienen la cabeza en otro lado, pensando en cómo generar recursos”.

“Las necesidades no esperan. Para exigirles a los árbitros al 100% hay que darles facilidades, garantías y comodidades”.

Además de los árbitros, preparadores físicos, instructores técnicos y asesores también están impagos.

La Asociación de Pichincha envió una carta a la FEF el 29 de diciembre de 2022 solicitando una reunión para “llegar a un acuerdo favorable y resolver la situación económica”.

La intención de los árbitros es llegar a consensos antes del arranque de los distintos campeonatos, que normalmente se dan entre la última semana de febrero y la primera de marzo. Si eso no pasa, tomarán otras medidas.

PRIMICIAS buscó la versión de la FEF sobre esta situación, pero hasta el cierre de esta edición no tuvo respuesta.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas