Alexander Alvarado vuelve a Quito con hambre de triunfos

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

20 Feb 2022 - 0:02

Alexander Alvarado sostiene una pelota en el Complejo Deportivo de Pomasqui, en Quito, en febrero de 2022. - Foto: Armando Prado

Alexander Alvarado vuelve a Quito con hambre de triunfos

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

20 Feb 2022 - 0:02

Está de regreso en la capital y eso le gusta. En 2022 jugará para Liga Deportiva Universitaria de Quito, el club al que derrotó cuando militaba en Aucas.

“Vine a ganar cosas importantes”, dice Alexander Alvarado, delantero de 22 años y oriundo de la verde y tropical ciudad de Quevedo, en la provincia de Los Ríos.

El brasileño Alexandre Pato, quien fue su compañero en el Orlando City de Estados Unidos, fue uno de los jugadores que más se alegró tras el acuerdo de Alexander Alvarado con Liga Deportiva Universitaria.

“Me dijo, yo lo enfrenté y es un equipo importante. Ahí uno se da cuenta de que a Liga lo conocen y lo respetan en el mundo”.

Alvarado que jugó la temporada pasada en Estados Unidos. Reconoce que disputó pocos partidos, porque le costó adaptarse a un nuevo sistema de juego y a un torneo que es altamente competitivo.

“Cuando al fin pude adaptarme, el entrenador ya no tenía confianza en mí”, dice apesadumbrado.

Está claro que su presencia en la Liga de Quito no es para retomar el nivel de juego y buscar otro equipo en el exterior. “Vine a Liga a ganar títulos”, dice con firmeza.

Quiere ganar la Copa Sudamericana, el torneo internacional que afrontará este año el equipo ‘albo’, y el campeonato nacional de 2022.

“El grupo de jugadores y el entrenador Pablo Marini me han acogido muy bien. El ‘profe’ me genera confianza. Liga va a tener trabajo y sacrificio y voy a hacer todo lo que me pida para conseguir un puesto en el equipo titular”.

Quiere darle a Liga goles y títulos. Consolidar su fútbol de desborde por la banda izquierda y de asistir a los delanteros.

Es hábil para hacer fintas, dejar atrás a sus rivales y rematar a la portería. Es un jugador técnico, con muchos recursos a la hora de buscar el gol.

Su formación la hizo en Deportivo Quevedo. Jugó en ese equipo desde las Sub 12 hasta la Sub 16. En 2014 formó parte de la Sub 16 de Independiente del Valle.

Y, casualidad o no, fue Deportivo Quito, el club con un historial de rivalidades con Liga, el que le hizo debutar en la Primera A en 2015, cuando solo tenía 16 años de edad.

Con la escuadra ‘chulla’ le fue mejor en 2016, pero en la división Sub 19 jugó 17 partidos y anotó 10 goles.

 

Ídolo del pueblo

En 2017 pasó a Gualaceo, donde disputó 43 partidos de la Serie B. Y los tres años siguientes pasó a otro club antagonista de Liga: el Aucas.

Sus buenas actuaciones en el ‘ídolo del pueblo’ le permitieron ser convocado a la Selección ecuatoriana Sub 20.

Con el equipo que dirigía Jorge Célico ganó el Campeonato Sudamericano y participó en el Mundial de la categoría. En este torneo, Ecuador alcanzó la medalla de bronce, la primera en su historia.

“Jorge Célico es el entrenador que marcó mi vida. Uno siempre aprende de todos los entrenadores porque han dejado cosas buenas y otras no tanto, pero que tocó aprender. Con él pude ganar mi primer torneo internacional, algo único y luego alcanzar el tercer lugar en el Mundial. Cómo puedo olvidar lo que hizo con cada uno de nosotros“, dice.

La mayor enseñanza que dejó Célico en Alexander Alvarado no fue una jugada ni una disposición táctica.

“En las charlas técnicas siempre nos pedía que cambiáramos la mentalidad de que Ecuador era un equipo chico. Nos decía que podíamos ganar”.

La hora de los jóvenes

Para Alvarado, las victorias de 2019 junto con la actuación de la selección absoluta que está en firme camino al Mundial de Catar 2022, han evidenciado que el fútbol ecuatoriano cuenta con una generación joven y de alto nivel.

“Es el momento de los jóvenes, pero gracias al respaldo de los entrenadores y de los dirigentes que van dando mayores oportunidades a los chicos. Cuando uno es joven, no le va bien por los nervios, pierde muchas veces la pelota. Ahí viene el trabajo de los entrenadores y de los dirigentes”.

Ya vivió el Mundial Sub 20 la mayor experiencia de su vida. Y, aunque sabe que son muy pocas las oportunidades de ser convocado a la Selección para el Mundial de Catar, dice que va “a pelear hasta el último momento”.

Noticias relacionadas