Valentina Rivadulla consiguió una beca gracias al fútbol

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

11 Dic 2022 - 5:27

Valentina Rivadulla sostiene un balón en la gala de premiación de la Superliga femenina, en Quito, en octubre de 2022. - Foto: Armando Prado

Valentina Rivadulla consiguió una beca gracias al fútbol

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

11 Dic 2022 - 5:27

Tiene talento y personalidad en la cancha. Es el motor de Universidad Católica. Por eso, juega en la mitad, de ‘5’.

El fútbol apareció en la vida de Valentina Rivadulla vida a los nueve años. Lo encontró simplemente para divertirse, por admiración a su prima, que le pegaba mejor al balón. Hoy, planifica sus días entre la pelota y los libros, pues por este maravilloso deporte logró una beca deportiva.

“En Ecuador ha crecido la afición por el fútbol femenino”, dice Valentina Rivadulla, la ‘5’ de Universidad Católica y la segunda capitana del equipo.

El conjunto ‘camaratta’ se mantiene en entrenamiento y competencia. Culminó la Superliga, pero sus jugadoras afrontan otros torneos provinciales Sub 20, Sub 16 y Sub 14, donde pelea por cupos a torneos internacionales, que la Confederación Sudamericana de Fútbol organiza para el desarrollo del fútbol femenino en la región.

“Para nosotras es inspirador representar a varias chicas. Por eso sigo aquí y con el sueño de completar mis estudios y jugar en un club del exterior”, añade la futbolista, que estudia Gestión Social y Desarrollo en la Universidad Católica gracias a una beca que alcanzó por el fútbol.

Por momentos le ha costado coordinar ambas actividades, pero ha contado con el respaldo de sus entrenadores, así como sus docentes. “Cuando uno quiere se puede. Además, creo que se necesita gente profesional para contribuir al desarrollo del fútbol femenino”.

Valentina Rivadulla, de 20 años, comenzó a practicar el fútbol desde muy niña. Su prima, Mabel Velarde, fue su inspiración, más cuando la miró jugar en el Mundial de Canadá en 2015 con la Selección nacional.

Luego fue a entrenar en la academia de fútbol de su prima, porque hasta entonces formaba parte de equipos masculinos. “Ella fue quien abrió la primera escuela de fútbol femenino. Estoy muy orgullosa de ella”.

Mabel también incidió en la elección del puesto en la cancha de Valentina. “Me gusta jugar en el medio campo, si bien les digo a mis entrenadores que estoy dispuesta a ocupar cualquier posición, prefiero estar en medio de la cancha“.

Ser la ‘5’ del equipo le permite contar con una mayor visión periférica. No solo es quien recupera los balones en el medio campo. Es la primera en iniciar las jugadas ofensivas, mantener el equilibrio del equipo en la cancha y su aplicación táctica.

“Llegué a Universidad Católica en 2019 y puedo decir que todo este proceso ha sido de mucho crecimiento”.

Valentina Rivadulla, futbolista de Universidad Católica

En esa temporada, Valentina Rivadulla jugó 19 partidos de la Superliga, pero el equipo descendió.

El ‘Trencito Azul’ femenino luchó por el ascenso en 2020 y 2021 cuando se cumplió con un proceso que implicó la búsqueda de nuevas jugadoras juveniles, como ella. El trabajo culminó con el retorno a la Superliga.

“Un club como Universidad Católica merece estar en la Superliga, era un sueño para todas y lo pudimos conseguir”.

Este 2022, disputó los cuartos de final antes de ser eliminado del torneo más importante del fútbol femenino del país.

Noticias relacionadas