El ‘Zambo’ Martínez, una leyenda de pocas palabras y muchos resultados

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

13 Mar 2022 - 0:04

Xavier Martínez levanta una pelota de baloncesto en el Coliseo Rumiñahui, el 25 de febrero de 2022. - Foto: Armando Prado

El ‘Zambo’ Martínez, una leyenda de pocas palabras y muchos resultados

Autor:

Martha Córdova

Actualizada:

13 Mar 2022 - 9:28

Aprendió a jugar y a amar el baloncesto en La Salle, pero sus mejores canastas las alcanzó con Liga Deportiva Universitaria.

Xavier ‘Zambo’ Martínez fue una de las estrellas de Liga Deportiva Universitaria, junto con otros recordados jugadores como Carlos Espinoza, Hernán Vaca, Iván Fuentes y Edgar Almeida.

Callado, algo tímido, no le gustaba hablar con la prensa porque decía que sus mejores expresiones florecían en la cancha.

Ver jugar a Xavier Martínez era un espectáculo: velocidad, agilidad física y mental. Y canastas espectaculares.

“Jugué hasta los 44 años de edad. Me retiré en 1985”, cuenta el exbasquetbolista, que ahora vive en Estados Unidos, pero que visitó Quito la última semana de febrero para recibir un homenaje y ver el Torneo Internacional de Maxibasquetbol.

Al ‘Zambo’ no le gustaba hablar con la prensa porque decía que sus mejores expresiones florecían en la cancha.

Xavier Martínez posa con una pelota en sus manos, en el Coliseo Julio César Hidalgo, el viernes 4 de marzo de 2022.

Xavier Martínez posa con una pelota en sus manos, en el Coliseo Julio César Hidalgo, el viernes 4 de marzo de 2022. Armando Prado

Tampoco le agradan los homenajes personales porque en su opinión el baloncesto es un deporte colectivo y, si brilló, fue gracias al trabajo de sus compañeros.

Puede que sí, pero no puede negar que fue un jugador que estuvo vigente durante tres décadas.

Jorgito Ribadeneira, el recordado ‘Soflaquito’, fue quien le enseñó la magia del baloncesto. De él aprendió los fundamentos técnicos en las canchas de La Salle, a donde iba a lanzar hasta 1.000 puntos cada día.

Con la institución de los Hermanos Cristianos, ubicada junto a la Basílica -cerca a la casa donde creció- fue campeón colegial y de clubes.

Tampoco le gustan los homenajes personales porque en su opinión el baloncesto es un deporte colectivo.

“Pasé a Liga Deportiva Universitaria en 1976 porque estudiaba Administración en la Universidad Central“, recuerda.

El ‘Zambo’ estudiaba por las mañanas y jugaba por las noches. Fue protagonista de partidos emotivos y sensacionales.

“Tengo aún guardadas las 16 redes de campeón” en torneos internacionales y de Pichincha, declara.

Por su extraordinario nivel de juego fue llamado por clubes de Guayas. Reforzó a Liga Deportiva Estudiantil que fue a disputar el Sudamericano de Clubes en Brasil.

Es amigo de tres generaciones de basquetbolistas del país. No quiere dar los nombres de los jugadores con los que se entendía mejor en la cancha para lograr aquellas canastas de ensueño, cuando se elevaba casi un metro en el aire para depositar el balón en el cesto, con perfección.

“Son muchos años y muchos jugadores. Algunos jugaron conmigo en La Salle y la Liga como Hernán Vaca y Francisco Ribadeneira“, es todo lo que podemos sacarle.

Y menciona a Oswaldo Custode, a Raúl Yépez, a Iván Fuentes, a Roland Ponce y a Edgar Almeida en los últimos años de su carrera.

Al hablar de entrenadores sí que tiene un nombre en particular, el de Ramiro Escalante, quien lo dirigió en Liga de Quito.

Se murió Mao

El ‘Zambo’ Martínez jugó, además, en la selección de Ecuador. Asistió a torneos sudamericanos. No olvida la gira que hizo el equipo tricolor en China, para jugar una serie de partidos amistosos.

Durante esa estancia falleció Mao Tse-Tung, fundador del Partido Comunista chino y líder supremo de ese país.

Por el duelo quedaron suspendidas todas las actividades, el pueblo chino quería despedir a su líder. La selección de Ecuador asistió a la histórica Plaza de Tiananmen, escenario de los funerales de Mao Tse-Tung.

No olvida la gira que hizo el equipo tricolor en China, les tocó presenciar los días de trauma que siguieron a la muerte de Mao Tse-Tung.

Recuerdos del Julio César Hidalgo

Y de regreso al presente, el Torneo Internacional de Maxibasquetbol se desarrolló en Quito, del 25 de febrero al 2 de marzo de 2022, con la presencia de 55 equipos.

De ellos, una veintena llegó de Estados Unidos, de República Dominicana, de El Salvador, de Colombia y de Puerto Rico.

Xavier Martínez, hoy con 79 años, no jugó, pero asistió a las programaciones en los coliseos Rumiñahui y Julio César Hidalgo.

El coliseo de la calle Olmedo está en sus recuerdos. “No me olvido de nada de lo que ocurrió allí. Me emociono mucho, porque ahí quedó toda mi trayectoria. Fueron muchos años, muchos partidos”.

Histórico escenario en el que el ‘Zambo’ fue campeón de Pichincha con La Salle en 1965, 1966, 1970, 1971, 1972, 1974 y 1975. Pasó a Liga de Quito para ser campeón en 1976, 1977, 1979, 1980 y 1984.

Con Liga ganó el cuadrangular internacional, que se disputó del 4 al 9 de agosto de 1980 por las Bodas de Oro de Liga Deportiva Universitaria (LDU).

Xavier Martínez anotó 106 puntos en los tres cotejos: los albos vencieron a Alianza Field de Perú (86-82), a Wesco (107-92) y a Deportivo Mauricio de Panamá (90-89), con una canasta en el último segundo.

Y, en agosto de 1985, tras jugar un cuadrangular internacional en Quito, frente a Banco Central, Kit y el equipo The Keepers, de Estados Unidos, Xavier Martínez le dijo adiós al baloncesto.

No entiende el por qué no existen torneos de baloncesto en Quito. Por qué han desaparecido los torneos nacionales y los clubes tradicionales, como Liga, La Salle y San Pedro Pascual.

“Este homenaje que recibí significa mucho para mí, me llega al alma. Es bueno para que la gente conozca lo que hicimos y practique baloncesto”.

Xavier Martínez, exbasquetbolista

“Qué alguien me explique”, se pregunta, “qué pasó, porque las noches de básquet en el Julio César Hidalgo fueron inolvidables. Viví unos años muy significativos. El deporte dejó en mí un espíritu de lucha y perseverancia y me hizo ver la vida de manera diferente”.

Tras su retiro del baloncesto viajó a Atlanta, Estados Unidos, en donde reside. Tiene cinco hijos: Alexandro, Pablo, Andy, Daniela y Javier, quienes le han dado 12 nietos deportistas.

Algunos juegan básquetbol, otros prefieren el fútbol, otros más voleibol. De vez en cuando la familia se reúne para jugar al baloncesto y cuando vienen de visita a Ecuador, lo primero que Xavier Martínez pide es “unos llapingachos”.

La semana que pasó en Quito se le hizo corta, son tantos los amigos con los que se reencontró. Y lamentó lo descuidada que está su tan amada Quito.

 

Noticias relacionadas