Irene Tobar combina en su vida: fútbol, marketing, cocina, lectura y fotografía

Jugada

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

24 Feb 2022 - 0:05

Irene Tobar, durante un entrenamiento con la selección ecuatoriana femenina, en Quito. - Foto: Cortesía Irene Tobar

Irene Tobar combina en su vida: fútbol, marketing, cocina, lectura y fotografía

Autor:

Felipe Larrea

Actualizada:

24 Feb 2022 - 0:05

Irene Tobar empezó en el fútbol a los cinco años, por influencia de su padre. Jugaba en la calle con sus amigos del barrio. En esa época no había escuelas de fútbol para mujeres. Hoy, con 32 años y una dilatada trayectoria, es referente en Dragonas IDV y en la Selección.

A la guayaquileña Irene Tobar siempre le ha servido tener claro su horizonte. Desde pequeña sabía lo que quería y, más allá de los obstáculos, se interpuso gracias a un carácter “fuerte y temperamental”.

Su padre, Raúl, también fue futbolista, por lo que desde pequeña le inculcó valores y la personalidad para sobresalir en un contexto en el que las mujeres aún no tenían espacios en equipos de fútbol.

Irene Tobar pasó por la selección de su colegio, en Guayaquil; después, a los 13 años, jugó en la selección del Guayas y también en ligas barriales. A partir de ahí fue cuando hizo ‘clic’ y se dio cuenta de que podía llegar lejos. Las condiciones estaban.

Desde muy pequeña prefirió ser arquera y atajó en clubes como en Rocafuerte y en Unión Española. Con ambos equipos alcanzó los títulos nacionales. Incluso, fue convocada a la selección ecuatoriana para jugar el Mundial Femenino en Canadá (2015).

En 2018 tuvo uno de los mejores momentos de su carrera, cuando firmó un contrato con el Real Cartagena, equipo de la liga colombiana femenina.

“La clave ha sido mantenerse en el proceso, a pesar de todas las dificultades. Sacarse el pensamiento machista de que las mujeres no podían jugar fútbol”

Irene Tobar, futbolista

La arquera recuerda que en sus inicios no tenía apoyo económico y tampoco un equipo multidisciplinario que la ayude a sobrellevar su carrera. Ahora, celebra que las nuevas generaciones cuenten con las mismas comodidades que en el fútbol masculino.

Eso se refleja en su club, Independiente del Valle, que a partir de esta temporada trabaja en la creación de un equipo formativo femenino en Manabí. Además, las chicas cuentan con contratos profesionales, acompañamiento psicológico y planes nutricionales.

Precisamente, Tobar se unió a las Dragonas en 2019. En el club sangolquileño también trabaja en el departamento de marketing y maneja las redes sociales del equipo femenino.

Y es que Tobar es licenciada en diseño gráfico por la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol). De igual manera es una apasionada por el gimnasio, la lectura, la gastronomía y la fotografía.

“Mi escritor favorito es Gabriel García Márquez y el libro que más me gusta es Crónica de una Muerte Anunciada. También me gusta la poesía lírica. A veces me siento a escribir“, detalla.

En las redes sociales de Tobar existe un contenido variado. Fútbol, recetas, consejos. Pero también sesiones de fotografías en las que ella es la protagonista. “Mi fuerte es mi expresión corporal. Quiero hacer un curso de fotografía avanzado para ampliar mis conocimientos“, adelanta.

A pesar de tener una vida ocupada, la futbolista no descuida a su familia. Y es que los considera como “el motor” para alcanzar sus metas y sueños. “Todos aportan para mi crecimiento”.

Tiene muchos proyectos personales y profesionales a futuro. Prefiere no revelarlos por recelo a no poder cumplirlos. Pero están ahí. La visión es clara. Se siente “más madura” y en uno de los mejores momentos de su carrera.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas